Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rutinas diarias que complementan la alimentación

Comer despacio, dormir lo suficiente, cenar poco y otros hábitos ayudan a vivir mejor. 

ctv-3pw-supermarket

El experto, autor del libro “La receta de la salud” (Editorial Amat), considera que una buena alimentación es más efectiva para la salud y el bienestar si se siguen una serie de hábitos que la complementen:

Comer sin prisas: La digestión comienza en la boca, masticando. Y si comemos deprisa nos llega comida mal masticada, nos produce gases y el proceso digestivo ya va mal. “Comer despacio permite comer menos cantidad y contribuye a mantener un peso adecuado”.

Dormir: Es la otra vía, junto a la alimentación, que nos permite recuperarnos del desgaste energético. Lo saludable es descansar entre 7 y 9 horas al día. “Dormir hace que algunas personas intenten compensar la falta de sueño con un exceso de comida, algo que favorece el sobrepeso”.

Hidratación: Necesario mantener un adecuado nivel hídrico necesario, entre otras cosas, para reponer las pérdidas de liquido a través de la orina, el sudor, la respiración…y que varía en función de la edad, el sexo, la actividad física o la temperatura exterior.
Cenar poco: ya que si nos vamos a dormir el gasto calórico que vamos a tener será mínimo, solo el gasto basal que genera el funcionamiento de nuestros órganos. “Recomiendo cenar ligero al menos 5 días a la semana y los otros dos permitirnos alguna licencia apetecible. Y cenar poco es un plato único ligero”.

Descomer a diario: así denomina el dietista al hábito de ir al baño. “Ir una o dos veces al día o al menos una vez cada tres días. No es recomendable retener el bolo alimenticio porque a la larga puede generar enfermedades. Y es importante tomar fibra y acompañarla de un adecuado nivel hídrico. Es importante saber qué comemos pero también controlar que descomemos con la frecuencia adecuada”.

Ejercicio: Actividad física, guerra al sedentarismo y mantenimiento de la musculatura. “Si controlamos la entrada de calorías, también la salida. Aconsejo una hora al día, tres días a la semana: andar, nadar, correr, bici…” .

Comprar de forma adecuada: No solo productos sanos y nutritivos, también a la hora de hacer la compra influye, por ejemplo, si en ese momento estamos hambrientos, habrá más riesgo de escoger alimentos más calóricos. A la compra, con el estómago lleno y una lista escrita y organizada. Ante cualquier duda lo ideal es consultarlo con un nutricionista.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación