Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

De la Renta es clásico y urbano

El dominicano presentó su colección en la Semana de la Moda de Nueva York, para la cual colaboró el diseñador británico John Galiano

La dama elegante de ciudad que viste abrigo con solapa y cinturón, cuero negro o franela ajustable color berenjena, a su elección. La artista de alta sociedad que viste con traje sastre de falda negra y marfil de tela estampada con mucho garbo; y la joven socialité que puede verse genial en un impactante vestido rosa con incrustaciones doradas fueron algunas de las musas presentadas por Óscar de la Renta en la Semana de la Moda de Nueva York.

Así el diseñador dominicano mostró su nueva colección para la temporada otoño-invierno, la cual ha sido una de las más esperadas debido a la colaboración en estas últimas semanas del diseñador británico John Galliano, despedido hace dos años de la casa Christian Dior por expresiones antisemitas.

El estilo de Galliano se dejó ver en algunas piezas, como los sombreros de campana en lana o los cinturones de cuero que ceñían chaquetas y abrigos, aunque atados y no abrochados.

Faldas lapicero y chaquetas y colores lisos (negro, berenjena, azul cobalto) son las piezas para la mujer más urbanista por la que optó De la Renta.

Para los vestidos de fantasía utilizó formas trapezoidales, brocados y estampados de inspiración oriental, además de los encajes y las transparencias.

Los vestidos del dominicano son en colores vivos y tejidos brillantes, con escotes en pico o palabra de honor, dando mayor sensualidad a las modelos.

La franela, tweed, crepe y lana, con seda y terciopelo son los tejidos que el modisto propuso para los vestidos de noche.

Una de las creaciones más admiradas durante el desfile fue un delicado vestido en color carne con incrustaciones de cuentas en color negro, que posiblemente vaya directo a la alfombra roja con una estrella de Hollywood.

Ausencia de un protagonista

El desfile de Óscar de la Renta estuvo marcado por la ausencia de Galliano, quien en los últimos dos años se ha mantenido apartado de los focos tratando su alcoholismo y apoyado por parte del mundo de la moda.

Para muchos el trabajo en conjunto con De la Renta representaría el retorno definitivo del británico a las pasarelas internacionales.

Por su parte, el diseñador dominicano ha manejado la ayuda de su colega con una gran discreción, y sus únicos comentarios han sido los publicados esta semana por la revista "New York", en la que señalaba que él y Galliano estaban "aprendiendo uno del otro".

Además, recalca en la publicación de "New York" que "la única similitud entre John y yo es que ambos amamos lo que hacemos", y reconoce que le gustaría que Galliano se quedara trabajando en Nueva York, si bien ignora si el británico querría hacerlo. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación