Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reina Letizia conoció obras de cooperación en zonas rurales

[Visita real] Por la mañana, la soberana española verificó el desarrollo de proyectos en la ciudad de Suchitoto y por la tarde se dirigió a Jiquilisco. Este día visitará la Casa Tomada y sostendrá una reunión con el presidente de la República.

Doña Letizia saludó a los vecinos del lugar a la entrada de la iglesia de Santa Lucía, restaurada con fondos de la Cooperación Española. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Doña Letizia saludó a los vecinos del lugar a la entrada de la iglesia de Santa Lucía, restaurada con fondos de la Cooperación Española. Foto EDH / Mauricio...

Doña Letizia saludó a los vecinos del lugar a la entrada de la iglesia de Santa Lucía, restaurada con fondos de la Cooperación Española. Foto EDH / Mauricio Cáceres

En un ambiente de fiesta, los ciudadanos de Suchitoto recibieron a la reina Letizia de España, quien como primer punto de su agenda de trabajo llegó a la ciudad para verificar los proyectos que se realizan con fondos de la Cooperación Española.

A eso de las 9:00 de la mañana, la soberana española arribó a la alcaldía entre aplausos y vítores de los alumnos del Centro Escolar Isaac Ruiz Araujo, quienes hicieron una valla de honor y sostenían globos rojos y amarillos.

Ataviada con un elegante traje gris, Letizia se detuvo un instante para saludar a la prensa y luego entró al recinto municipal.

De acuerdo con Xenia Rodas, responsable del eje de control urbano de la alcaldía de Suchitoto, uno de los proyectos de la Cooperación Española fue la rehabilitación del edificio de la alcaldía donde se realizaron trabajos de reestructuración de paredes, cambio total de la estructura del techo, se reinterpretó el jardín que había y se trasladó la fuente que estaba en la plaza, como parte del reciclaje de estructuras.

El mercado municipal fue el siguiente punto de visita. "A ver qué se puede hacer", tranquilizaba la soberana a las vendedoras del mercado que fue rehabilitado con fondos españoles, cuando la pedían ayuda para que les instalaran ventiladores que aliviaran el sofocante calor con el que trabajan en este céntrico edificio, revolucionado ayer por su visita.

Además de demostrar que era consciente de ese problema y garantizarles que trasladaría sus peticiones a la Cooperación Española, la reina, en medio de una enorme expectación, se interesó por conocer el trabajo de fruteras, vendedoras de verduras y mariscos, también compró nances, probó las paternas y preguntó a una vendedora de pescado cómo cocinaba ella la tilapia.

Los numerosos medios gráficos internacionales que se hacinaban junto a los puestos de venta tuvieron asimismo ocasión de captar la imagen de Letizia tomando en brazos a Jimena, la hija de una de las fruteras con las que conversó durante su breve visita al mercado. A los medios locales se les restringió el acceso más que a los internacionales, pues la visita de la soberana ha sido organizada por la Casa Real completamente.

Letizia saludó a un grupo de bailarines que animaban la fiesta con una cumbia, cuando se dirigía a la iglesia de Santa Lucía en un recorrido ambientado por una orquesta y, poco después, por ritmos más pausados de "bossa nova".

Los cientos de vecinos congregados en la plaza tuvieron ocasión de aclamarla por última vez cuando salió a saludar desde el balcón de la iglesia tras visitar con su párroco, el sevillano Jesús Carrión, un templo muy dañado por la guerra, que fue restaurado con un monto de 600.000 dólares invertidos por España.

El trabajo se hizo en dos fases. En la primera se restituyó la estructura de madera donde se apoya la cubierta, sustituyeron la teja de barro y restauraron columnas y arcadas. Además, hicieron intervención en pisos y barandales de hierro del altar mayor; realizaron la restauración integral del espacio del coro (escaleras, barandal y entrepiso) así como, la renovación del sistema eléctrico con una dotación parcial de luminarias en la nave central.

Por otra parte, se cambiaron las tuberías de aguas negras y de lluvias; y se mejoró el servicio sanitario de la sacristía. El proyecto de restauración contempla una tercera fase en la que se realizarán obras exteriores, como pintura, pisos, retablos y atrio, que suman unos $150,000.00.

En la Casa de las Mujeres, la soberana española también sostuvo una reunión con autoridades y representantes de organizaciones que trabajan para garantizar la igualdad de género en El Salvador con todo tipo de iniciativas políticas, económicas y educativas.

Al respecto la diputada Ana Vilma de Escobar, quien participó en dicha reunión, dijo que "parte de la cooperación ha sido empoderar a las mujeres económicamente y apoyarlas contra la violencia, también se trabaja en la prevención de embarazo en adolescentes. Hay un esfuerzo muy grande y vamos a conversar con la reina acerca de en qué más puede seguir colaborando España".

Por la tarde la reina tuvo contacto con la población rural en el municipio de Jiquilisco, donde acudió al Centro de Salud Familiar Especializada Monseñor Romero, financiado por España, para conocer los avances en el tratamiento que allí reciben los enfermos de un tipo de insuficiencia renal muy común en esa zona.

La cooperación andaluza y la española trabajan juntas en este centro para combatir y prevenir la conocida como Enfermedad Renal Crónica, primera causa de muerte entre los hombres hospitalizados en el país y quinta entre las mujeres, que afecta a la población agrícola con menos recursos.

El programa de ayuda para extender la red de agua potable y saneamiento a 114.000 salvadoreños, en el que ha comprometido ya 60 millones de euros, protagonizó el final de la jornada en el cantón Isla de Méndez, donde la reina comprobó la eficacia del apoyo en una escuela que ya recibe agua gracias a una nueva planta de bombeo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación