Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Turismo Internacional

Rehoboth el paraíso veraniego de Delaware

La exuberante región de Rehoboth está en ranking de las 10 mejores playas de todo Estados Unidos; es un sitio apetecido para los visitantes de la costa este y de otras regiones del país. La ciudad fue fundada en 1873 por una congregación religios

Rehoboth Beach, el paraíso de Delaware

Revientan las olas con fuerza y arropan las playas de arenas blancas de Rehoboth Beach en Delaware, un exuberante paisaje natural y centro de recreo para los veraneantes...

Rehoboth en Delaware es un exuberante paisaje natural y centro de recreo para los veraneantes, que por millares visitan está región cercana a Washington. Los estados vecinos de Virginia, Maryland y Pensilvania circundan este paisaje salado.

Algunos bañistas desafían las olas con el agua que todavía está templada por un verano que no ha tocado los picos de calor acostumbrados. 

Esta inmensa puerta hacia el mar Atlántico, que se divisa desde Rehoboth Beach, es apenas un segmento de la península de Delmarva, el nombre se conformó con las siglas de los estados que comparten territorio en la larga y ancha manga de tierra de 274 kilómetros de largo por 113 de ancho, que sale de la masa continental y donde tienen jurisdicción los estados de Delaware, Maryland y Virginia.

Rehoboth Beach fue descubierta en el siglo XVII por los navegantes ingleses, mientras buscaban una salida hacia mar abierto desde Virginia; los holandeses y británicos tenían en mira estas exuberantes playas, pero sería hasta 1872 que el reverendo Robert W. Todd, de la iglesia metodista episcopal, vería esta zona como un lugar de recogimiento espiritual.

Un año después había fundado el Campo de Reuniones, en el sitio donde hoy está el centro de la ciudad, la que conserva el nombre retomado del libro bíblico del Génesis con el que los exploradores bautizaron la zona,  que en hebreo significa “Lugares inmensos”.

Esa amplitud conforma por campos fértiles, buena parte protegida con parques nacionales que atesoran este paisaje marino, también es una mina de oro para los operadores turísticos que han desarrollado una economía basada en esta industria, la que genera dividendos en primavera y verano, con los que se subsiste todo el año.

Las callejuelas en el centro de la ciudad que parten desde la avenida Rehoboth, que en línea recta lleva al mar para formar una “T” con el malecón, contienen una amalgama de comercios y servicios: pequeños hoteles, restaurantes, bares, cafés, galerías de arte, librerías, tiendas de ropa y calzados, entre otros.

Todo está hecho para que el visitante tenga una estancia relajante en esta ciudad, que forma parte del condado de Sussex, que delimita la franja costera con otras cuatro ciudades pequeñas e igual de atractivas como Lewes, Dewey Beach, Bethany Beach y Fenwick Island.

La gama de ofertas para el entretenimiento de este centro de recreo en el verano es reconocida por los visitantes que buscan al gusto  de sus posibilidades económicas. Con el tiempo los jóvenes han encontrado puntos de convergencia con otros visitantes de su rango de edad para hacer la visita inolvidable.

También hay áreas que se han posicionado en los diferentes grupos familiares. 

Las autoridades de Rehoboth construyeron a principios del siglo XX el malecón de un kilómetro, que recorre un segmento de playa, donde se han establecido con vista al mar una variedad de negocios como restaurantes, hoteles y centros de diversión familiar.

Pero esta estructura donde convergen los veraneantes, con entradas y salidas señalizadas al mar, ha sido remodelada en varias ocasiones luego de sucesivas destrucciones dejadas por feroces tormentas, que han demolido todo a su paso como muestran las imágenes de 1914, 1962 y 1992, compiladas por la Colección Purnell de los archivos de Delaware. 

Parques y campamentos

Cuando los precios de hoteles se disparan durante el pico de la temporada alta, una opción es el campamento cerca del mar y disfrutar de senderismo, ciclismo y playa. Además es posible visitar los observatorios en cinco torres con vista panorámica de la bahía, en la reserva de Cape Henlopen State Park.

El guardia del parque, Michael Fairbank, explica que esta opción es muy apetecida por jóvenes que aparcan el vehículo por  $10 dólares que cuesta la entrada, de ahí con mapa en mano -adquirido en la puerta de la reserva- se ubica el área de campamento que está en un extremo del bosque.

Desde ese punto hay caminos pavimentados y hasta atajos para llegar a las playas. Para facilitar la movilización interna de los visitantes dentro de este parque, de mil 700 manzanas, la administración brinda un lote de bicicletas gratis para recorrer los senderos rotulados de la reserva, en Lewes. 

El límite de tiempo de uso de las bicicletas es de dos horas con distintos puntos para  recogerlas y entregarlas, explica Nohemí Palmero, una visitante que ha llegado con su familia desde Maryland para pasar unos días en la zona costera de Rehoboth, a la que llegó sabiendo que esta zona está considerada entre el ranking de las 10 mejores playas de todo Estados Unidos.

Otro punto de interés es el Parque Nacional Prime Hook, refugio de vida silvestre de 5 mil 700 manzanas, reconocido como santuario marino con una gran variedad de peces de agua salada y dulce, que viven en la trama de ríos y lagunas interconectadas entre canales naturales con la bahía. También en ese parque hay muchsos mamíferos como los osos negros.

Así Delaware y su impresionante recurso marino ofrece al turista una gama de opciones para aprovechar esta temporada veraniega donde puede combinar playa, recorridos los parques nacionales, hacer deportes extremos y hasta explorar la cultura de los antiguos pueblos de la región que aún guardan parte del legado británico que les dio nombre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación