Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

5 reglas que debes tomar en cuenta a la hora de prestar dinero

El prestar dinero es un tema muy delicado, porque puede llevarse de por medio la amistad. Por eso es importante que sigas estas reglas.

5 reglas que debes tomar en cuenta a la hora de prestar dinero

Seamos honestos, la situación actual obliga a muchas personas a no poder terminar las quincenas de la mejor forma. Llega entonces esa terrible situación en la que hay que pedir prestado para lograr sobrevivir.

Sin embargo, ¿Qué pasa por la cabeza de la gente a la que le pedimos ese favor? El dinero, dicen por ahí, es del diablo. No sé si esto es cierto, pero sí sé que si no se le trata bien, podemos correr el riesgo de sucumbir ante su maldad.

Por otra parte, está bien cuidar el dinero, pero ayudar a las personas es mejor. Así pues, vamos a revisar cinco reglas que debes tener en cuenta por si alguien te pide dinero. 

1. Haz números y considera un colchón de tiempo
 Si te piden dinero, espera a que te digan cuándo te lo devolverán, pero no dependas de esa cantidad por lo menos dos semanas después. Cualquier cosa puede pasar y si no recibes el dinero cuando lo esperas, entonces pueden venir los problemas.

Hay gente que incluso piensa que el prestar ya es perder el dinero, pero si eres sabio al prestar, verás que no tiene por qué ser así. 

2. Préstale a quien tenga cómo pagarte 
Salvo que sea un familiar que en verdad sepas tenga una emergencia de esas que no le deseas a nadie (enfermedad, meses sin encontrar empleo pese a saber que lo busca, accidentes), no prestes dinero a quien sepas que no puede pagarte. Sobre todo si, por ejemplo, tiene problemas con algún vicio, en cualquiera de sus modalidades.

Por muy necesitada que esté esa persona, existen otras formas de ayudarle. Incluso con ayuda profesional, si fuere necesario. 

3. No le prestes al que todavía te debe 
Suena muy duro, pero si todavía no ha podido pagarte, entonces cómo espera a cubrir una deuda mayor. Además, yo he pedido prestado y como parte de vergüenza propia, no considero el volver a molestar a la persona hasta no cubrirle el último centavo.

Si tienes a alguien que se atrevió a hacerlo, puedes decirle —se me ocurre— que no tienes porque ayudaste a otra persona. 

4. Investiga bien el fin del préstamo 
Si te dicen que será para un negocio, investiga si ya tiene algo encaminado, si es mejor, firma papeles o revisa que todo esté en regla. En otros casos convéncete de que será para alguna buena obra, si hay algo que no te guste, ya sea en sus propósitos o en sus procedimientos, simplemente no le prestes algo que seguramente no te sobra. 

5. No prestes a quien no conoces 
Parece la más obvia pero se olvida, en un préstamo va la confianza de por medio, por lo que es muy complicado decidir el dar ese paso. Alguna vez leí que la regla de oro cuando uno presta dinero, y me pareció muy prudente es: "Presta con la cabeza y no con el corazón".

Cierto, hay que tomar riesgos en la vida, pero algunos son innecesarios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación