Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lo que significa la amistad en cada década de la vida

El bienestar psicológico de las personas de cincuenta años está ligado a cuántas interacciones sociales tuvieron a los 20 y la calidad de sus amistades a los 30

Lo que significa la amistad en cada década de la vida

El bienestar psicológico de las personas de cincuenta años está ligado a cuántas interacciones sociales tuvieron a los 20 y la calidad de sus amistades a los 30, según una investigación reciente.

Hace dieciocho meses, Chad Every se mudó desde Ohio a St. Petersburg, Florida. Tenía un trabajo nuevo, departamento y bicicleta pero extrañaba un ingrediente importante para una buena vida: los amigos. Al principio, Every estaba feliz de pasar tiempo leyendo y descansando solo, pero como bien sabía este extrovertido, como él se autodefine, a la larga necesitaría amigos para realizar salidas improvisadas a cafés, salas de cine y conciertos.

“Llegué finalmente a un punto en que sabía que necesitaba salir. Al lado de casa había una feria de discos de vinilo y literalmente fui con la esperanza de encontrar un amigo”, dijo Every, de 26 años. Cada búsqueda de conexiones nuevas resultaba un poco incómoda, pero admitir una derrota habría terminado dañando algo más que su agenda social.

Una investigación reciente sobre los beneficios de la amistad para la salud mental demostró que pasar tiempo con amigos y construir relaciones significativas a los veinte y los treinta años tiene una influencia positiva sobre el bienestar en las décadas venideras.

El trabajo de investigación, publicado este año en Psychology and Aging (muro de pago), relacionó los resultados sociales y psicológicos en personas de 50 con lo sociables que habían sido a la edad de 20 años y la calidad de sus amistades a los 30. Destacó, asimismo, la importancia de hacer (y mantener) amigos en todas las etapas de la vida, un proceso que se celebra en el Día Internacional del Amigo, que se festeja el primer domingo de agosto.

Psicólogos y otros que estudian las amistades dijeron que las conclusiones ilustran cómo cambian las necesidades de las personas a medida que envejecen, señalando que los buscadores de amigos deberían mantenerse activos a la hora de establecer conexiones sociales que aporten sentido a sus vidas.

“Las amistades no se producen porque sí”, dijo Shasta Nelson, CEO de Girl-FriedCircles.com, un sitio Wen femenino para entablar amistades. “Debemos tener la misma intención para esto como para comer sano y hacer ejercicio”.

Amistad y envejecimiento 

En el trabajo de investigación, se siguió la vida social de más de 100 estudiantes de la Universidad de Rochester a lo largo de 30 años. Los científicos llegaron a la conclusión de que los individuos con una buena cantidad de actividades sociales a los 20 años y amistades de buena calidad a los 30 demostraron tener resultados psicológicos mejores a la edad de 50 que sus pares menos amigables.

Estos resultados se midieron con preguntas relativas a la soledad, la depresión y emociones positivas como la aceptación personal y una idea de objetivo. Cheryl Carmichael, profesora adjunta de psicología en el Brooklyn College and Graduate Center de la CUNY y autora principal del estudio, dijo que las conclusiones ilustran cómo evolucionan con el tiempo las conexiones sociales de una persona emocionalmente sana.

A los veinte, necesitamos interactuar con muchas personas diferentes para agudizar nuestra capacidad de pilotear situaciones sociales, dijo. Pero a los 30, “nuestros objetivos sociales se centran en la cercanía emocional”. El estudio evaluó la cantidad utilizando todos los encuentros sociales diarios de los participantes, incluyendo reuniones de trabajo, clases universitarias y citas con amigos.

El bienestar social a los 20 “no se refiere a salir y estar de fiesta todo el tiempo. No es la cantidad lo que desarrolla habilidades (sociales)”, dijo Carmichael. Las agendas sociales apretadas de los individuos a los 20 años deberían, por el contrario, ayudarlos a aprender a ser amigos de calidad para las personas cerca de las cuales estarán en las siguientes décadas. 

Capitalizar las conexiones

A Carmichael no le gusta pensar que su investigación es como un manual destinado a usar las amistades para elevar el bienestar, pero reconoció que ofrece una instantánea de una evolución saludable que va desde ser un adulto joven socialmente activo a convertirse en alguien que valora y alimenta las amistades cercanas.

“Estamos observando patrones. No se propone ser una directiva”, dijo. “Pero de todos modos sugiere que quienes lo hacen salen beneficiados”. Puede resultar quizá poco natural preguntar de qué manera sus amigos afectan su bienestar, pero el proceso puede garantizar que se están satisfaciendo sus necesidades sociales, dijo Andrea Bonior, profesora adjunta de psicología en la Universidad de Georgetown y autora de “The Friendship Fix: The Complete Guide to Choosing, Losing and Keeping Up with Your Friends”.

“Nos permitimos analizar relaciones románticas, pero con las amistades generalmente aceptamos el status quo”, dijo, señalando que los individuos deben ser estratégicos con sus conexiones sociales a medida que envejecen, desarrollar relaciones solidarias y alejarse de los conocidos más casuales que caracterizan a los 20 años en la mayoría de la gente.

De todas maneras, centrarse en la calidad de la amistad a los treinta y más allá no significa dejar de establecer nuevas conexiones, señaló Nelson. “Debemos hacer nuevos amigos a lo largo de toda la vida”, dijo Nelson.

A los treinta o cuarenta, cuando ansiamos una interacción significativa, a veces nos olvidamos de que no podemos conocer a alguien y apuntar directamente a eso… Debemos estar abiertos y tener una vida social para construir algunas de esas amistades (profundas)”.

Encontrar amistades significativas 

En la feria de discos, Every era un hombre con una misión. Vio a un tipo que llevaba un broche con la leyenda “Me Without You”, una banda poco conocida que a Every le gusta y se dirigió directamente a él. “Fui directo hacia él, como un tipo que se acerca a una chica linda en un bar”, dijo. “Hablamos, intercambiamos números y gradualmente nos hicimos amigos”.

El proceso parece simple cuando se resume en unas pocas frases, pero salir a conocer gente nueva puede destruir los nervios, dijo Bonior. Ella sugiere que quienes están en el mercado buscando nuevos amigos asistan a eventos y actividades que disfruten más allá de las personas que puedan encontrar, como hizo Every con la feria de discos. Luego, los buscadores de amigos deben hacer el esfuerzo de charlar con otros, generando una conexión casual con personas que puedan mantenerse en encuentros en clases semanales de ejercicio o actividades en la iglesia. Y por último, alguien debe ser audaz y sugerir una salida de amigos como un almuerzo, señaló Bonior. “Hay que exponerse al riesgo” de pasar de conocido a amigo, dijo. 

A lo largo de todo el proceso, es importante mantener la mente abierta, dijo Nelson. “La investigación demuestra que no somos buenos para predecir con quién nos vincularemos”, dijo. “Yo diría que debemos avanzar y dejar que la amistad se desarrolle siempre que no haya señales de alarma… No se debe juzgar a las personas en base a lo que consideramos que queremos en un amigo”. Esencialmente, es importante tomar la amistad en serio, dijo Bonior. 

“Las amistades se deben buscar con seriedad” y garantizar que las que ya tenemos estén bien, agregó. “La amistad no es un lujo. Es en realidad una cuestión de salud”. Después de muchos meses disfrutando su amistad con su amigo de la feria de discos, Every se sintió muy apenado al saber que él y su esposa se mudarían. Pero la experiencia ayudó a Every a tomar conciencia de que no toda esperanza estaba perdida. “Brian es irreemplazable. Los amigos siempre lo son”, dijo. “Pero habrá otro amigo con buena onda por ahí. Sólo tengo que encontrarlo”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación