Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Qué hacer para mejorar la relación de padre e hijo?

A lo largo de los tiempos la relación de padres e hijos siempre ha ido evolucionando. La madre suele tener una conexión casi natural con su retoño, sin embargo la relación con el padre no siempre es tan sencilla

Mejorar la relación de padre e hijo

No es tan extraño que haya padres que sean en buena medida un desconocido para sus hijos.

A lo largo de los tiempos la relación de padres e hijos siempre ha ido evolucionando.

La madre suele tener una conexión casi natural con su retoño, sin embargo la relación con el padre no siempre es tan sencilla y, como verás más adelante, muchas veces el culpable de esto no es el papá ni los hijos.

Es cierto, razones pueden ser muchas. Puede ser que haya quien crea que algunos padres no están acostumbrados a expresar sus sentimientos, deseos, etc. Y, aunque cada vez hay más padres comprometidos activamente en la educación de los hijos, todavía existen aquellos que pocas veces tienen el privilegio de gozar de la presencia de sus hijos para ir a algún lugar en especial, por ejemplo.

Lo curioso es que no es tan extraño que haya padres que sean en buena medida un desconocido para sus hijos. Hace algunas semanas un señor que ayuda a sacar el auto del estacionamiento con su sonsonete de: “Viene, viene”, me preguntaba que cuándo era el día del padre.

Entonces, cuando le dije que en tantos días, él, muy triste, me contestó: “No sé por qué me emociono tanto, si ya sé que mis hijos nunca se acuerdan de mí ese día.

Siempre pensaron que el día de padre no me gustaba”. Ya no quise preguntarle más: el nudo que se me hizo en la garganta me lo impidió, solo le di su propina y, en una furtiva mezcla de sigilo y sutileza, di volantazo y seguí mi camino.

Por supuesto, si lees ese artículo, te darás cuenta de que esto es sumamente frecuente: se llama alienación parental, y es sumamente común. Tengo un amigo que decía que su mamá era una rara mezcla de Atila con un pozo petrolero: en cada paso que daba la señora, se encendía una hoguera inextinguible en contra de su esposo.

Lo curioso es que hasta que los hijos crecieron y ya tenían mucho de muertos los papás, ellos se dieron cuenta de que su papá no era “el malo de la película”, sino que la mamá los alejaba de su padre hablándoles continuamente mal de él.

El papá murió siendo un desconocido para sus hijos, siendo muy poco festejado el Día del Padre, en sus cumpleaños, en Navidad, y solo pudieron hacer las paces con él, visitándole en el camposanto.

Por ello, termino este artículo con esta serie de consejos que te pueden ayudar a acercarte a tu padre en cualquier época del año, sin que tengas a esperar a que regrese de nuevo junio, para celebrar de nuevo el Día del Padre.

Por lo mismo, si tienes la fortuna de todavía contar con tu padre, te invito a que lleves a la práctica las siguientes actividades: 

1. Un día del padre mensual: Propone en familia un día en donde tu papá sea el que decida qué se va hacer o a donde se va ir en una salida de fin de semana. 

2. Papá el constructor: Si tu papá tiene habilidades de carpintería, de plomería, de mecánica o albañilería, acércate a él para aprender, reconocer y valorar su conocimiento. ¡No te vas a arrepentir! 

3. Papá el lector: Otra forma de conocer y convivir con tu papá es cuando comparten una lectura, porque al comentar un libro cada uno expresa su opinión y análisis, los cuales no necesariamente deben coincidir. Lo mismo se puede hacer con una película.

Anda, levanta el auricular. Marca el número de papá. Si puedes, incluso, antes haz una pequeña carta donde le digas que le amas, por qué le amas, por qué estás agradecida con él. Te garantizo que ésta será una gran experiencia no solo para ti, sino para ambos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación