Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Puede una aventura extramarital mejorar su relación?

Algunos piensan que un romance puede mejorar un matrimonio. Que se puede conseguir lo que sea fuera de su sistema para volver a su cónyuge con gran aprecio. Pero ¿tienen razón?

¿Puede una aventura extramarital mejorar su relación?

Mi esposa y yo fuimos a una cita nocturna en un pasado no muy lejano. Estábamos en uno de nuestros lugares favoritos, el 'Kennedy School McMenamins' en Portland, Oregon.

Nos encanta este lugar debido a la atmósfera que se respira, todas las cosas que se pueden hacer (remojarse en las piscinas, sentarse alrededor del fuego, ver películas, comer unas pizzas); pero también nos encanta este lugar por otra razón: Es el lugar donde comenzó nuestra historia de amor. Nos enamoramos al caminar por los pasillos de la Escuela Kennedy.

Así que vamos a menudo si hay alguna posibilidad de que podamos conseguirlo. En una noche en particular, decidimos ir a cenar e ir al cine. Pedimos nuestra pizza y bebidas, encontramos un cómodo sofá para sentarse y esperamos para ver la película. Ni siquiera sabíamos de qué película se trataba, sólo estábamos contentos de estar allí con los demás.

Cuando terminamos de ver la película, nos miramos el uno al otro con una especie de "¿eh, lo viste?". Al final, llegamos a la conclusión de que el personaje principal tuvo un romance que, tal como la película retrata, de alguna manera benefició a su vigente matrimonio.

Debo decir que nos fuimos un poco confundido, rascándonos la cabeza. Le pregunté en voz alta a mi esposa, "¿Cómo en este mundo podría un romance ayudar jamás el matrimonio de alguien?" Se preguntó lo mismo.

En la película, el personaje principal tenía lo que algunos llamarían una aventura, un apasionado romance con un hombre mucho más joven. Ella no estaba enamorada de él; era sólo lujuria. Después de que ella se sintió como que ejerció sus fantasías fuera de su sistema, regresó a su esposo con más aprecio.

Ella decidió no decirle nada, ya que sólo le causaría dolor; y la aventura le ayudó a darse cuenta de que lo que realmente quería era compañerismo y compromiso.

Incluso, ella valoró más que había tenido hijos en la historia con su marido. He escuchado esta misma idea que ha tenido eco en canciones, programas de televisión, y libros. La idea está, sin duda, presente en nuestra cultura y hay algunos que la creen. Pero ¿tienen razón? ¿Puede una aventura ayudar a su matrimonio? Tristemente, los que piensan de esta manera están siendo conscientemente ingenuos.

Esta idea de que un romance podría ayudar a su matrimonio sea algo racional. Una racionalización significa, a sabiendas, justificar o excusar una conducta como positiva cuando es obvio que el comportamiento está mal o es destructivo. La idea de que una aventura puede ser útil para un matrimonio es una racionalización importante; y aquí hay cuatro razones del por qué. 

Es una mentira 
He oído decir y creo que es muy cierto: "¡Usted está tan enfermo como sus secretos!" Cómo ocultar un romance a su cónyuge si es un secreto tóxico. La gente lo mantiene en secreto, ya que erróneamente creen que están protegiendo a su cónyuge. Pero el daño ya está hecho. Mantenerlo en secreto sólo vierte más sal en la herida. 

Es egoísta 
Un romance, incluso si usted vuelve a su relación con un renovado sentido de aprecio por su cónyuge, es un acto muy egoísta. ¿Qué pasa si su cónyuge le ha engañado a usted, incluso si lo hizo más tarde, ¿cómo se sentiría? Lo más probable es que se sienta traicionado, engañado, apuñalado por la espalda, como nunca se podría confiar en ella/él otra vez. Así que, ¿por qué hay que aceptar que usted haga trampas y los otros no? 

Un compromiso con la otra persona 
El matrimonio es un compromiso financiero, sexual, social, institucional y permanente. Usted hace una promesa de dedicar su cuerpo, mente, corazón y acciones para su cónyuge, y sólo a su cónyuge. Tener una aventura emocional o sexual es comprometerse con otra persona. No importa si le gusta su cónyuge más después de su aventura, o si nunca se enterara.

Ahora está comprometido con esa otra persona, así como con su cónyuge. Ese "otro" compromiso le seguirá para el resto de su vida. Ese "otro" compromiso afectará negativamente a todos los demás compromisos. 

Una vida sin ninguna consecuencia 
Tener un romance es un intento de vivir una vida sin ninguna consecuencia. En otras palabras, usted quiere tener su pastel y comérselo sin más. Quiere una relación amorosa de compromiso y confianza, y quiere otra relación en la que su lujuria y fantasías queden satisfechas. Lo sentimos, pero no puede tener las dos cosas.

La tercera ley de la termodinámica de Isaac Newton establece que por cada acción hay una reacción igual y opuesta. Cualquier acción que usted tome, hay una consecuencia positiva o negativa ineludible. Hágase un favor y deje de racionalizarlo todo. Un romance no se convertirá de una forma mágica en algo beneficioso para usted y todos los que le rodean.

Es un comportamiento destructivo, y siempre será destructivo. Si usted no está satisfecho con su relación, no significa que es tiempo para un romance. En su lugar, invierta en su matrimonio. Levante la relación con su cónyuge. Hacer el trabajo más duro le dará una mayor recompensa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación