Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué son tan frecuentes las infecciones en las vías urinarias?

Las mujeres están en mayor riesgo de padecer la enfermedad del aparato urinario.

ctv-jl2-infeccin

“Las mujeres son quienes con más frecuencia padecen infecciones de orina. Esto ocurre porque la uretra de la mujer es muy corta, mide unos tres centímetros y, por tanto, es fácilmente accesible para las bacterias”, explica Cristina de Castro, doctora del Servicio de Urología del Hospital La Paz de Madrid.

De Castro apunta que la cistitis (infección en vías urinarias) se debe al ascenso directo de bacterias a través de la uretra. Estas bacterias están en el área del margen uretral, en la zona vaginal e incluso en el margen perianal y, mediante la uretra, llegan hasta la vejiga.
El urólogo salvadoreño, Erick Melgar, del Hospital de Diagnóstico, coincide con esta opinión.

Además enumera varios de los síntomas de la cistitis: disuria (ardor), poliaquiuria (ir a cada rato a orinar), dolor suprapúbico (abajo del ombligo), orina maloliente y en ocasiones hematuria (sangre en la orina).

Las condiciones que facilitan una infección en las vías urinarias son “la costumbre de las mujeres de retener la orina, que se inculca en las niñas desde muy temprana edad. El coito (riesgo nueve veces superior si las relaciones sexuales son diarias) o si se da intercambio de flora bacteriana por prácticas sexuales orales, y el uso de diafragma con espermicidas”.

También puede ser provocada por el uso de sprays higiénicos femeninos o compresas con perfumes, el poco consumo de agua, la menopausia, debido a la escasez de estrógeno que produce la pérdida de la colonización de la vagina por lactobacilos y hace que se pierda su acidez natural y hace que se reproduzcan bacterias como la e. coli.

Además, la cistitis puede ser causada por condiciones médicas como incontinencia urinaria, vejiga neurogénica, cistocele (vejiga baja), cálculos o cirugía ginecológica previas.

“En El Salvador no hay estadísticas confiables para saber con certeza la frecuencia de la cistitis. Se considera que la mitad de todas las mujeres pueden presentar al menos un episodio de cistitis en su vida; una en cada cuatro puede recidivar”, dijo el Dr. Melgar.

La uróloga Cristina de Castro afirma que en la aparición de cistitis hay varios factores implicados. Así, explica que suele estar asociada a momentos en los que existen bajadas de defensas, como sucede, por ejemplo, cuando se tiene un catarro.

“Además, en pacientes inmunodeprimidos vemos bacterias oportunistas que también producen infecciones en la orina”, destaca.
Así mismo puede ocurrir en momentos en los que hay cambios hormonales como en el periodo premenstrual.

“También vemos infecciones de orina en sectores poblacionales muy determinados, como los pacientes diabéticos, por la propia alteración inmunológica que supone la diabetes; o en pacientes con alteración de sus defensas motivada por otras causas”, expresa.

Del mismo modo, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) afirma que casi todas las mujeres tendrán cistitis al menos una vez en la vida.

 Además, “entre aquellas que la hayan padecido, una de cada cinco la presentará de nuevo, lo que se conoce como cistitis recurrente”.


Prevención
Para disminuir el riesgo de padecer esta incómoda y dolorosa enfermedad, el Dr. Erick Melgar recomienda evitar las siguientes prácticas: “retener la orina por más de cuatro horas, excepto por la noche, prácticas sexuales orales o rectales, el uso de diafragma con espermicidas y el uso de sprays higiénicos femeninos o compresas con perfumes, pues alteran la flora bacteriana normal vaginal”.

Además aconseja el consumo suficiente de agua para promover el barrido natural de bacterias colonizadoras de la vejiga al orinar, y valorar la sustitución hormonal pos menopausia durante el climaterio.

En casos de que la cistitis se vuelva repetitiva se debe examinar si hay condiciones médicas que puedan predisponerlas.
El tratamiento es con antibióticos y antiinflamatorios.

Ante los síntomas, es necesario acudir al médico general o al urólogo. “Si concuerdan los síntomas y el médico tiene claro que es una cistitis, recogerá un cultivo de orina para tener una muestra que confirme que efectivamente hay una bacteria y, a continuación, prescribirá un tratamiento antibiótico.

Una vez finalizado dicho tratamiento, se debe realizar otro cultivo para asegurarse de que la orina queda estéril”, subraya.


Cuidado con los antibióticos
Por su parte, el Centro de Información de la Cistitis (España) afirma que “cuatro de cada cinco infecciones focalizadas en las vías urinarias están provocadas por la “escherichia coli”, una bacteria que en los últimos años se ha hecho resistente al tratamiento con antibióticos, lo que genera algunas cepas bacterianas más virulentas que las primigenias”.

“Esto se debe, sobre todo, al mal uso y al empleo indiscriminado de estos medicamentos, por lo que es importante tomarlos con precaución y siempre bajo el control de un especialista”, indica el urólogo Manuel Fernández Arjona.

A las mujeres sexualmente activas, el especialista les recomienda “orinar antes y después de la relación sexual para que el propio mecanismo de la micción arrastre las bacterias que puedan haberse extendido a través de la uretra”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación