Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Por qué los hombres quieren hijas 'fuertes', pero esposas 'dulces'?

Una encuesta reciente muestra la brecha entre las cualidades que los hombres quieren en sus esposas y las que quieren en sus hijas.

¿Por qué los hombres quieren hijas 'fuertes', pero esposas 'dulces'?

¿Por qué los hombres quieren hijas 'fuertes', pero esposas 'dulces'?

¿Por qué los hombres quieren hijas \'fuertes\', pero esposas \'dulces\'?

No hay duda en mi mente que mi esposo tiene una enorme influencia sobre quién y qué serán nuestras hijas.

Sí, yo tendré un impacto también, porque me puse de ejemplo y paso más días con nuestras dos hijas. Pero hay algo especial, innegable, en el vínculo padre-hija. Ese vínculo se forma, en gran medida, en cómo se valoran nuestras chicas a sí mismas, y cómo esperan ser tratadas por sus futuros maridos.

Un estudio reciente, en 'The Shriver Report', está siendo noticia porque pone de relieve la disparidad entre lo que los hombres quieren en una mujer y lo que quieren que sean sus hijas.

Por ejemplo, el 66 por ciento de los hombres encuestados dijo que la independencia era una cualidad importante para sus hijas, pero sólo el 34 por ciento dijo que querían que sus esposas fueran independientes. Casi la mitad de los hombres también quieren que sus hijas sean fuertes, pero sólo una cuarta parte de ellos quería que sus esposas lo fueran también. En su lugar, cualidades tales como 'dulces o cariñosas' están en los puestos altos para las esposas.

El atractivo físico obtuvo el 45 por ciento de los votos para las esposas, pero sólo el 11 por ciento para las hijas. Entonces, ¿cómo un hombre que quiere hijas fuertes, independientes, e inteligentes, pone poco énfasis en la belleza exterior? Para mí, la respuesta es simple: Valora y alaba esas mismas cualidades en su madre.

Si una chica ve a papá poniendo poco interés, cuando mamá expresa sus opiniones, a continuación, ella aprenderá rápidamente a no hablar tampoco. Pero si ella ve a un padre que fomenta y alaba la independencia en su esposa, entonces su hija crecerá queriendo ser convincente y fuerte también.

Echemos un vistazo a algunas de las cualidades seleccionadas por los hombres en esta encuesta, y como el fomentar estos rasgos en la mamá podría influir directamente en una hija.

Inteligencia: Estaba animada por ver que la inteligencia era el número 1 del ranking de calidad tanto para las esposas como para las hijas. Para los hombres que quieren criar hijas inteligentes, pregúntensen: ¿Usted se esfuerza en escuchar las ideas de su esposa, sobre todo delante de sus hijos? ¿Se congratula por su inteligencia? ¿Recalca a sus hijos que su madre es una mujer capaz e inteligente, o te burlas de sus errores y desprecia sus sugerencias?

Independencia: La independencia y "ser dulce" se valoraron por igual en las cualidades de una esposa; pero ser 'independiente' superó de lejos la 'dulzura' para las hijas. Es una lamentable desigualdad, porque los hombres quieren que sus compañeras y esposas sean en parte sumisas, pero de alguna manera creen que pueden criar cómodamente a sus hijas tomando el control en un mundo de hombres.

Si quiere hijas independientes, pregúntese: ¿Apoyo las decisiones de mi esposa, o la corrijo delante de nuestros hijos? ¿Alabo a mis compañeras de trabajo por su tenacidad, o hago etiquetarlas como "odiadoras de los hombres"? ¿Hago comentarios despectivos sobre mujeres exitosas, independientes, que siento amenazan mi confianza?

Atracción: La belleza física fue una de las cualidades más abajo clasificadas para las hijas, mientras que fue la segunda más alta para una mujer. Esto tiene sentido biológicamente, por supuesto, y dudo que algunos padres estén a favor activamente que sus hijas sean poco atractivas. Más bien, me imagino que no quieren que la autoestima de sus hijas se base en la belleza física. Si ese es el objetivo, entonces los padres deben tener en cuenta la forma en que se acercan a la belleza en sus hogares.

Pregúntese a si mismo: ¿Remarco a mi esposa y a mi hija la apariencia sólo cuando están muy arregladas, o les digo que son muy bellas y guapas cuando no están tratando de serlo? ¿Presto atención a otras mujeres simplemente por sus rasgos físicos? Y, quizás, lo más importante: ¿Estoy dejando bien claro en mi casa que mi esposa sigue siendo tanto a más atractiva para mí, a pesar de algunas estrías y arrugas?

Los papás tienen una increíble oportunidad y responsabilidad de dar forma a la autoestima de sus hijas. La conclusión es, si un padre quiere una hija fuerte, independiente, segura de sí misma, debe estimar a la madre, su esposa, por tener las mismas cualidades. Llene de cumplidos a las mujeres en su vida no tanto por su aspecto como por su cerebro, su tenacidad, y su serena fortaleza.

Elogie a sus hijos, y su esposa, genuina y regularmente, por las cualidades que más valora, y muy pronto, sus hijas las valorarán también.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación