Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pataletas ocasionan cambios genéticos

Estudio demostró que niños con Trastorno Oposicionista Desafiante tienen cambios en su ADN.

Los niños con TOD tienen los telómeros más cortos producto de estrés psicológico al que están expuestos.

Los niños con TOD tienen los telómeros más cortos producto de estrés psicológico al que están expuestos.

Los niños con TOD tienen los telómeros más cortos producto de estrés psicológico al que están expuestos.

Son niños desobedientes en extremo, que se rebelan ante cualquier autoridad: los padres o sus profesores. Si la conducta persiste en el tiempo y afecta su relación, entonces se trata de un menor con Trastorno Oposicionista Desafiante (TOD).

Y ya no es solo de un problema de comportamiento: el trastorno tiene implicancias genéticas. Un estudio de la Universidad de California, en San Francisco, demostró que los niños con TOD tienen cambios en su ADN, similares a los que tiene un adulto con depresión, cambios que disminuyen sus expectativas de vida cuando sean adultos.

La investigación, dirigida por Janet Wojcicki, señala que los niños con TOD tienen los telómeros más cortos producto de estrés psicológico al que están expuestos, relación que ya se había comprobado en adultos con depresión.

Los telómeros son estructuras que están en los extremos de los cromosomas y resguardan el ADN. Con cada división celular, propia del crecimiento y desarrollo de las personas, los telómeros se acortan y pueden ser predictores de los años de vida que quedan.

Aunque reconocen que faltan más estudios, los investigadores creen que "los problemas de comportamiento de los niños pueden afectar también a nivel celular", con insospechadas consecuencias.

"Son investigaciones iniciales y novedosas pero que hay que replicarlas en otro estudio", dice Matías Irarrázaval, psiquiatra infantil de Clínica Las Condes, quien agrega que en la práctica, si estos niños no reciben tratamiento, cuando adultos mantienen el nivel de riesgo, la conducta antisocial y un mayor riesgo de abuso de sustancias. "No hay cambios solo a nivel de telómeros, si no que también pueden tener un estilo de vida poco saludables cuando sean más grandes", indica.

Se estima que cerca del 10 % de los niños puede tener esta condición. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación