Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Óscar de la Renta brilló en su primer desfile sin su fundador

Bajo la dirección de Copping la firma acaparó las miradas en la Semana de la Moda de NY

La propuesta de Peter Copping para la firma Óscar de la Renta fue más audaz y moderna.

La propuesta de Peter Copping para la firma Óscar de la Renta fue más audaz y moderna.

La propuesta de Peter Copping para la firma Óscar de la Renta fue más audaz y moderna.

La lujosa firma Óscar de la Renta celebró su primer desfile en la Semana de la Moda de Nueva York desde la muerte en octubre del diseñador que dio nombre a la marca. Su sucesor, Peter Copping, mostró una colección ultra femenina en la pasarela, en lo que describió como "un día emocionado para la casa".

De la Renta era conocido sobre todo por sus glamourosos vestidos de fiesta, con intrincados bordados y los materiales más exclusivos.

Copping, que antes fuera director artístico de la casa Nina Ricci, no pasó inadvertida su vocación de refrescar algunos aspectos, dando un mayor protagonismo a las transparencias, a los brillos y traicionando el concepto troncal de la firma, al jugársela con algunos diseños más sexys que sensuales y más llamativos que elegantes.

Para el día, Copping se inclinó por trajes de tweed combinando patrones, una idea que dijo haber tenido mirando por la ventana de su oficina.

Tanto las prendas de día como las de noche mostraban colores vívidos como violeta, magenta y burdeos, aunque también había mucho negro y azul marino. Las joyas incluían coloridos collares voluminosos. Un llamativo vestido de cóctel de color azul marino estaba hecho con lazos de organza, para obtener un efecto como de cuentas.

Mientras que, el diseñador de origen cubano Narciso Rodríguez presentó una colección sencilla, arrancando con un diseño blanco y negro que, cual pieza de ajedrez, se movía por el tablero con libertad pero con reglas.

Desde la rectitud de los hombros deja a las telas en una ordenada caída libre. De ella surgen finas y eternas solapas, vuelos que nunca se disparan, sino que apuntan a la rectitud. La paleta de colores siempre brillante en su discreción, con el blanco y el negro como base y algún naranja o rosa tenues que miran hacia la primavera.

Los materiales llaman a la armonía a través de un neopreno refinado al máximo, un tweed o un crepé para diseños que, a menudo, deslumbran por incluir en una sola pieza diversas formas.

Finalmente, Marc by Marc Jacbos, en su segunda colección diseñada por Luella Bartley y Katie Hillier, presentó prendas con tintes militares y boinas. Falda estilo globo corta, que recrea la caída diseñada en tejido, cuero y terciopelo.

En los pies, botas de caña alta con reminiscencias heavy metal. En las manos, bolsos-maletín, y en las cinturas riñoneras que dan a la mujer la autoridad severa de un revisor de tren. Algunas faldas largas, apariciones inesperadas como el tutú o el chantilly, cuadros escoceses, completaron una colección. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación