Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nunca es tarde para encontrar el amor, sin desespero

 Lo peor que se puede hacer es quedarse en casa esperando a que venga a tocar a la puerta. 

Autoestima

No son pocas las mujeres que se han quedado solteras a la espera de lo que consideran que es el amor verdadero. Quizá para algunas personas esa situación resulte desesperante, sin embargo, detrás de una actitud de espera siempre existe la esperanza de encontrar a un hombre que las ame y que les ayude a ser cada día mejores y felices.

El problema de que una mujer se quede en actitud de espera es ése, precisamente: si de amor se trata, lo peor que se puede hacer es quedarse en casa esperando a que venga a tocar a la puerta.

Tampoco es cosa de ir a cada restaurante, discoteca, fiesta de amigos o familiar en una búsqueda desenfrenada, porque si hay algo que haga salir corriendo a una posible conquista o pretendiente es demostrar la necesidad de estar con alguien sin molestarse en disimilar aunque sea un poco.

Una mujer con una actitud positiva y buen ánimo siempre luce atractiva para el sexo opuesto sin importar si tiene veinte, treinta, o cincuenta años.

El gran problema de algunas mujeres es que no sólo se muestran desesperadas, sino que además en cada cita no hacen más que hablar de lo infortunadas que han sido en el amor.

En aras de intentar clarificar esta situación, si eres ese tipo de mujer, te aconsejo que te mantengas bella y calmada, pero también atractiva al momento de buscar pareja.

Mira estas ideas:

1. Cuida de ti misma y de la imagen que das No se trata de estar en el gimnasio las 24 horas al día y toda la semana, porque el cuidado al que me refiero es ese que si bien consiste en cuidar el aspecto personal y la salud, incluye cultivar la vida íntima y espiritual, ya que esa belleza no caduca con el paso del tiempo y será la única que podrás “presumir” cuando la belleza física esté un poco ajada. Para ello lee, estudia, ora, cultiva amistades, sonríe, pero por sobre todas las cosas ama a tu familia, a la naturaleza y a la vida misma, sólo así serás y te mantendrás realmente hermosa.

2. No te desesperes Sé que a veces la soledad es una enemiga dura y hasta mala consejera; pese a eso, si sabes darle la vuelta a la situación, podrás llegar a ser una buena amiga y consejera, porque te ayudará a conocerte a ti misma, a ver y apreciar tus cualidades, defectos, debilidades y fortalezas; con estas herramientas podrás cambiar y ayudarte a ser una mejor persona para tu servicio y de quienes te aman y rodean.

3. Vive tu vida y no te estanques Si te deprimes porque ves que todas las personas a tu alrededor aman y son amadas y a ti no te llega esa oportunidad, no te desesperes, porque lo único que vas a conseguir es amargarte más y estancarte en un círculo vicioso donde la única perjudicada serás tú.

Para que no le des la oportunidad a esta situación de tomar las riendas de tu vida, busca estar con tu familia, sal a pasear con tus sobrinos, reúnete de vez en cuando con tus hermanos y habla con tus padres, tíos y amigos cercanos. No se trata de callar tu dolor, y si tienes que hablar acerca de cómo te sientes busca a personas de tu entera confianza para sacar eso que te duele; con su ayuda es posible que encuentres más opciones para ser feliz.

4. Mientras el amor acude a tu vida, crece y ámate No sabes cuándo te vas a encontrar a la persona que te ame y acepte como eres, por esa razón, mientras eso ocurre lucha por tu felicidad, ayuda a tu prójimo, haz servicio comunitario en algún hospicio o geriátrico.

Créeme, si algo te sostendrá en los momentos más difíciles de tu vida, estés casada o soltera, será tu familia, nunca te alejes de ella porque ya se trate de problemas, retos o múltiples alegrías, será la única incondicional en cualquier situación.

Tus familiares te aman y te protegerán sin importar tu situación sentimental. No te des por vencida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación