Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

16 millones de personas mueren prematuramente por dolencias no transmisibles

Dolencias cardiacas y pulmonares, los ataques cerebrales, el cáncer y la diabetes son las principales enfermedades que causan decesos

La alimentación sana es clave para la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles. foto edh

La alimentación sana es clave para la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles. foto edh

La alimentación sana es clave para la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles. foto edh

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó ayer a los gobiernos sobre la importancia de atajar las enfermedades no transmisibles, dado que anualmente cercenan prematuramente la vida de 16 millones de personas en el mundo.

"La comunidad internacional tiene la oportunidad de cambiar el curso de la epidemia de las enfermedades no transmisibles", indicó la directora general de la organización, Margaret Chan.

"Si se invierten entre uno y tres dólares por persona y año, los países podrían reducir drásticamente la cifra de enfermos y decesos", explicó Chan.

A su juicio, "en 2015 cada país necesita crear y establecer un plan nacional. Si no lo hacen, millones de vidas seguirán perdiéndose demasiado rápido".

Las enfermedades no transmisibles (NDC por sus siglas en inglés) que más personas matan son las dolencias cardiacas y pulmonares, los ataques cerebrales, el cáncer y la diabetes.

Pero el mayor problema es que la mayoría de las muertes son evitables: de los 38 millones de personas que perdieron la vida en 2012 a causa de las enfermedades no transmisibles, 16 millones de muertes, el 42 por ciento, podían haberse evitado.

Tres cuartos de las muertes por las NDC se registran en los países de bajos y medios ingresos y el 82 por ciento de los 16 millones de vidas perdidas cada año prematuramente ocurren en esas naciones.

Uno de los países más afectados es China, donde tres millones de personas mueren cada año a edades prematuras por enfermedades no contagiosas que podrían evitarse con simples cambios en los hábitos de la población.

"Simplemente bastaría con cambiar hábitos como el consumo de tabaco y alcohol, una dieta poco saludable, o la falta de ejercicio físico", aseguró el responsable de la OMS en el país asiático, Bernhard Schwartländer.

La OMS alertó que se deben redoblar los esfuerzos si el mundo quiere lograr el objetivo de reducir en un 25 por ciento el número de muertes prematuras en 2025.

Algunas de las políticas más efectivas que los gobiernos podrían implementar son las relativas a la reducción del consumo de tabaco y del alcohol, la reducción del consumo excesivo de sal, la lucha contra las dietas no sanas y el impulso de la actividad física y la expansión del sistema de salud universal.

La OMS calcula que entre 2011 y 2025 las pérdidas económicas relacionadas con las NDC, como el gasto médico y la pérdida de productividad, en los países de bajos y medios ingresos se elevarán a 7 billones de dólares si no se hace nada para cambiar la dinámica actual.

La OMS estima en unos 11,200 millones al año el coste global de reducir la carga de las NDC. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación