Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Turismo internacional

Madrid, la ciudad que simplemente seduce

La capital española es el epicentro del arte, el comercio y el ocio a nivel europeo. Sus edificios, plazas y gastronomía atraen a miles de turistas  

Hablar de Madrid no solo es hacerlo de la capital de España. Hablar de Madrid es referirse a su hermosa infraestructura, la diversidad comercial, la diversión nocturna, su gastronomía y un inexplicable atractivo hacia la diversidad cultural que ofrece al visitante.

Muchos madrileños la califican como “la ciudad que seduce”. Y definitivamente lo hace, tanto que residentes de otras ciudades españolas, ciudadanos de la Unión Europea así como del continente americano la visitan año con año.

Empecemos con el arte. Madrid es una de las capitales europeas en esta rama y con el que se podría denominar como “el triángulo del arte”, integrado por los Museos del Prado, Thyssen-Bornemisza y Reina Sofía.

El Museo del Prado es una de las pinacotecas más prestigiosas del mundo. Alberga más de 1,300 obras, entre las que destacan “Las Meninas” de Velázquez y “Las tres gracias” de Rubens, y también presentan temporalmente algunas exposiciones de artistas destacados.

En el Museo de Thyssen-Bornemisza se encuentran obras que representan al arte universal como el renacimiento italiano y alemán, impresionismo, cubismo, surrealismo, entre otros.

Mientras que en el Museo Reina Sofía se puede encontrar cuadros y esculturas del arte contemporáneo, así como el mítico “Guernica”, de Picasso.

Además del arte, Madrid ofrece al turista hermosos lugares al que puede acceder sin costo alguno.
La Puerta del Sol es una de las plazas más famosas y en ella se puede encontrar algunos de los puntos y edificios más significativos de la capital. 

En esta zona se encuentran tres lugares muy conocidos como la estatua del Oso y el Madroño, que es el símbolo de Madrid. Fue construida en 1967 y es uno de los puntos de encuentro más populares; el Kilómetro Cero, que es el punto donde comienzan las carreteras radiales españolas y el reloj de la casa de correos, que es donde se emiten las campanadas de fin de año y que reúne a miles de españoles y turistas para hacer el conteo regresivo de cara al nuevo año, mientras comen las tradicionales 12 uvas.

Otra plaza que tiene un encanto especial y que está en el corazón de la ciudad es la Plaza Mayor, donde converge el turismo y las terrazas de los restaurantes. Está a pocos metros de la Puerta del Sol y del Palacio Real y es considerada una visita obligada. En el centro de la misma está la estatua de Felipe III, misma que fue un regalo del Duque de Florencia al rey español.

El Palacio Real es otra parada obligada a realizar si visita Madrid. Aunque es la residencia oficial de los reyes de España, actualmente solo es usado para recepciones ceremonias y actos oficiales. Se puede realizar tanto visitas libres como guiadas a los salones oficiales, armería real y la farmacia real.

Es el palacio real más grande de Europa Occidental, duplica a los palacios de Buckingham y de Versalles.

Pero Madrid sigue escondiendo más tesoros, el Templo de Debod es uno de ellos.

Con 2.200 años de antigüedad, esta estructura fue un regalo de Egipto a España por su colaboración en el salvamento de los templos de Nubia. El templo está rodeado de jardines y hay mucha gente que aprovecha el lugar para ir de picnic, leer un libro o para pasar un momento romántico en pareja. Se puede acceder gratuitamente al interior del templo y se puede tener información de la mitología, sociedad egipcia y explicaciones de los jeroglíficos.

Ya sea en época de calor o de frío, uno de los lugares más visitados es El Retiro, el cual es considerado el parque más importante de Madrid. Dar un paseo en el estanque, a través de las barquitas, correr o simplemente hacer un picnic son de las actividades preferidas por sus visitantes. También se puede recorrer el Palacio de Cristal, el cual está junto al estanque y que es sede de muchas exposiciones.

A unos metros del parque, se encuentra uno de los monumentos madrileños más representativos: la Puerta de Alcalá, la cual ha servido de inspiración musical para el grupo Mocedades, quien le dedicó una canción.

Y si de gastronomía se habla, Madrid cuenta con numerosos platos típicos, además de las tradicionales tapas. El cocido madrileño, callos a la madrileña, la paella, así como las sopas frías como el gazpacho y el salmorejo son delicias que simplemente llegan al corazón a través del estómago.

En la ciudad se pueden encontrar un sinfín de terrazas donde además de tomarse las tradicionales cañas y tintos de verano, se puede degustar de jamones serrano e ibérico y chistorras, además del ya conocido queso manchego.

Un consejo que da cualquier madrileño a los visitantes es no abandonar la ciudad, mucho menos el país, sin haberse ido de compras por los múltiples comercios que ahí se encuentran. Almacenes de renombre ofrecen sus productos a precios módicos y más aún, cuando se encuentran en las ya conocidas rebajas, donde reducen el precio hasta en un 60 %. La Gran Vía, Callao y Fuencarral son algunas zonas donde se puede comprar desde productos de marca hasta souvernis.

La diversión nocturna es de las más solicitadas en la ciudad. Bares y discotecas en Malasaña, Huertas, calle el Arenal, Atocha y Chueca, son de los más concurridos en las conocidas “marchas madrileñas”.

En fin, Madrid es una ciudad que tiene de todo para ofrecer al mundo y una experiencia inolvidable para todo aquel que tiene la buena fortuna de conocerla.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación