Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Latinoamérica consume comida basura para parecerse al mundo más desarrollado

Las enfermedades crónicas, como el cáncer y la diabetes, son desencadenadas por la mala alimentación.

Una propuesta es gravar los alimentos "chatarra", como se ha hecho en México. Foto EDH

Una propuesta es gravar los alimentos "chatarra", como se ha hecho en México. Foto EDH

Una propuesta es gravar los alimentos \"chatarra\", como se ha hecho en México. Foto EDH

Los latinoamericanos ven la comida basura como algo "aspiracional" y la consumen para parecerse a los países más desarrollados, lo que provoca obesidad y alta incidencia de enfermedades crónicas, afirmó ayer en Panamá la directora de la Coalición Latinoamérica Saludable, Beatriz Champagne.

"Los latinoamericanos vemos la comida basura como algo aspiracional (...) aspiramos a consumir los alimentos del mundo más desarrollado", afirmó Champagne en una entrevista.

Champagne participó ayer en la capital panameña en un taller regional sobre enfermedades no transmisibles (ENT), que se celebrará hasta mañana con la participación de expertos de todo el continente.

Durante muchos años las enfermedades infecciosas producían la mayor parte de las muertes en Latinoamérica, "pero desde hace algunas décadas la principal causa son las enfermedades crónicas", que son las responsable de 3 de cada 4 muertes en la región, dijo Champagne.

Entre las ENT se incluyen el cáncer, la diabetes, las afecciones cardiovasculares y las dolencias respiratorias.

Sus desencadenantes principales son la mala alimentación, la vida sedentaria, la alta ingesta de tabaco y alcohol, y el consumo de alimentos de bajo valor nutricional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 75 % de las muertes provocadas por las enfermedades no transmisibles ocurren en países en vías de desarrollo.

En Latinoamérica cerca de 200 millones de personas padecen estas dolencias y el 37 % de las defunciones por EMT son prematuras y se producen en personas menores de 70 años.

La incidencia de las ENT en la región, explicó Champagne, se disparó con la aparición de las multinacionales de alimentos que empezaron a estar "más interesadas en su rentabilidad que en la salud de las personas". "Las dietas tradicionales de nuestros países son sostenibles desde el punto de vista ecológico y más sanas y saludables que lo que ahora se está comiendo", aseguró Champagne, que definió a América Latina como una región "obesogénica", que promueve la obesidad.

"En las escuelas hay quioscos o cantinas donde se venden alimentos chatarra, alimentos ultaprocesados, altos en calorías y bajos en nutrición. Eso es lo que comen frecuentemente nuestros niños en las escuelas", explicó la doctora.

Para combatir la obesidad, Champagne apostó por promover políticas sanitarias adecuadas y también gravar los alimentos "chatarra", como se ha hecho en México. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación