Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las pruebas de detección ayudan a asegurar su vida

Para preservar la salud de las mamas existen varios tipos de pruebas que además de prevenir ayudan en el cuido en caso de desarrollar alguna enfermedad. Conozca algunos tipos de análisis.

Cáncer de seno

El chequeo mensual ayuda a una detección temprana de cáncer de seno.

Mientras más años va cumpliendo una mujer el riesgo de padecer cáncer de seno se incrementa. 

“Se dice que se presenta arriba de los 60 años, pero en nuestro medio tenemos mujeres jóvenes, mucho menores de esa edad adoleciendo de cáncer de mama”, explica la doctora Grace Caceros.

Incluso, agrega, hay algunas que antes de los 30 ya lo están padeciendo y muchas de ellas no tienen factores genéticos demostrados, aunque a veces no se conocen los antecedentes familiares de una forma profunda.

Una de las formas de determinar si una mujer tiene la posibilidad de desarrollar la enfermedad es por medio de los estudios genéticos. Estos si bien es cierto que se pueden realizar, debido a su costo no toda la gente tiene acceso a hacérselos.

De ahí que el autoexamen mensual, así como la mamografía, la ultrasonografía y la resonancia magnética continúan como los métodos de detección temprana por excelencia. 

Mamografía

Es una fotografía radiográfica de la mama, y es un estudio seguro y bastante preciso que se ha utilizado por unas cuatro décadas.

Las llamadas mamografías de detección suelen efectuarse todos los años para controlar si las mamas presentan indicios tempranos de la enfermedad. 

Las de diagnóstico difieren de las primeras en que buscan obtener más información sobre una o varias zonas específicas de interés, generalmente debido a una mamografía de detección que indica una anomalía o a un bulto sospechoso. 

Los especialistas en la materia, el Instituto Nacional del Cáncer, la Sociedad Americana del Cáncer y el Colegio Americano de Radiología recomiendan mamografías anuales para las mujeres mayores de 40 años o antes si consideran que están en alto riesgo.

Y es que la detección precoz de casos de cáncer de mama mediante esta prueba también ha significado que una mayor cantidad de mujeres que se encuentran en tratamiento por cáncer de mama pueda conservar sus mamas.

Es decir que si se detecta en las etapas iniciales, el cáncer  se puede extirpar sin necesidad de extraer la mama (mastectomía).

Recuerde que una mamografía puede salvarle la vida, ya que la detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de morir por la enfermedad en un 25 % o 30 % o más.

 El procedimiento es rápido (alrededor de 20 minutos), y la incomodidad es mínima para la mayoría de las mujeres. 

Además es seguro porque solo existe una diminuta cantidad de exposición a la radiación.

Ultrasonido

Es un análisis por imágenes que envía ondas sonoras de alta frecuencia a través de las mamas y las convierte en imágenes en una pantalla de visualización. 

Para realizar el examen, el técnico coloca una sonda que emite sonidos sobre la mama. El procedimiento no implica ningún tipo de radiación.

Es importante destacar que por sí solas, las ultrasonografías no se utilizan como examen para detección de cáncer de mama. Más bien, son un complemento de otros análisis de detección. 

Si se observa una anomalía en la mamografía o se palpa una anomalía durante la exploración física, la ultrasonografía es la mejor manera de averiguar si es sólida (como un fibroadenoma o cáncer benigno) o si está llena de líquido (como en el caso de los quistes benignos). 

También se emplea en pacientes con un tumor de seno para examinar ganglios linfáticos agrandados que se encuentren debajo del brazo.

Según el sitio cancer.org las mamografías no pueden determinar si un bulto sólido es canceroso o no y tampoco pueden detectar calcificaciones.

Además, los médicos pueden valerse de  las ultrasonografías para guiar con precisión las agujas de la biopsia a través de las áreas posiblemente afectadas de la mama.

Biopsia

Se realiza por indicación del  especialista en casos de que con las diferentes pruebas se detecte un cambio (o anomalía) en el seno que pudiera ser cáncer.

Es una operación menor que se hace para extraer tejido de una zona específica del cuerpo. La realiza un patólogo quien analiza la muestra de tejido para ver si hay células cancerosas o no. 

Si él detecta la presencia de cáncer, procede a analizar sus características y luego elabora un informe con todos sus hallazgos.

Resonancia magnética

Es una tecnología que utiliza imanes y ondas de radio para generar imágenes transversales de alta definición del interior del cuerpo. No utiliza rayos X, de modo que no implica una exposición a la radiación.

Esta prueba se indica sobre todo a mujeres que tienen un riesgo de padecer cáncer de seno durante su vida de aproximadamente 20 al 25 por ciento o mayor. 

También en aquellas que se sabe que presentan una mutación del gen BRCA1 o BRCA2. Y en las que tienen un pariente de primer grado (madre, padre, hermano, hermana o hija) con una mutación del gen BRCA1 o BRCA2. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación