Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las películas tristes hacen engordar más, afirma un estudio

Los espectadores de ese tipo de filmes comen más durante la proyección

Las cintas tristes o dramáticas también pueden llevar a la gente a que coma mayor cantidad de comidas saludables si la tienen frente a ellos. Foto EDH

Las cintas tristes o dramáticas también pueden llevar a la gente a que coma mayor cantidad de comidas saludables si la tienen frente a ellos. Foto EDH

Las cintas tristes o dramáticas también pueden llevar a la gente a que coma mayor cantidad de comidas saludables si la tienen frente a ellos. Foto EDH

Los filmes tristes pueden ser una mala noticia para quienes desean mantener la silueta; para adelgazar, son preferibles las comedias que los dramas.

Es lo que se deduce de un reciente estudio del Laboratorio de Alimentos y Marcas de la Universidad de Cornell (Cornell Food and Brand Lab o CFBL) en Nueva York, EE. UU., según el cual las personas que miran películas "arrancalágrimas" comen considerablemente más, debido al impacto emocional del filme.

La investigación del CFBL muestra que aquellos cinéfilos que comían palomitas de maíz mientras veían películas dramáticas o tristes, ingirieron entre el 28 y el 55 por ciento más de esta comida, tanto en laboratorio como en un cine comercial, durante el período de estudio.

Palomitas, dramas y comedias

Según esta investigación publicada en "JAMA-Internal Medicine", durante el ensayo en laboratorio, los aficionados al cine comieron 28 por ciento más de palomitas de maíz al ver la tragedia 'Love Story' que al disfrutar de la comedia 'Sweet Home Alabama'.

Un análisis del consumo de palomitas de maíz en centros comerciales de siete ciudades de Estados Unidos durante el fin de semana siguiente al Día de Acción de Gracias mostró unos resultados similares, según el CFBL (foodpsychology.cornell.edu) .

Los investigadores del CFBL encontraron que los aficionados al cine que compraron palomitas y vieron la película triste 'Solaris', comieron un promedio de 55 por ciento más de este cereal que los que vieron la película más optimista 'Mi gran boda griega': 127 gramos frente a 82 gramos.

El lado bueno de los dramas

Pero si es un aficionado a los filmes lacrimógenos, no desespere, ya que "la cintas tristes también pueden llevar a la gente a que coma mayor cantidad de comidas saludables, siempre que la tengan delante de ellos. Las personas consumirían más frutas o verduras si las tienen próximas", según Brian Wansink, profesor de Marketing en Cornell y autor principal de este trabajo.

Este estudio se complementa con otro hallazgo del CFBL, que muestra que "las películas de acción y aventura, pero esta vez en televisión, también conducen a ingerir más calorías, si los alimentos están al alcance de la mano, debido a que los programas estimulantes con secuencias rápidas y cortes de cámara, nos distraen de lo que estamos comiendo".

"Con las películas de acción, la boca entra en acción y la gente come al ritmo del filme, ingiriendo mayor cantidad, porque presta menos atención a lo que ingiere, mientras que las películas tristes podrían generar una 'comida emocional', o sea inducir a comer para compensar la tristeza que se siente", según Aner Tal, investigador del CFBL y coautor de este estudio.

Antídotos para la comida emocional

El investigador Aner Tal explica a EFE unos sencillos consejos prácticos para evitar comer de manera emocional al ver la televisión en casa o una película en el cine.

1.- Evite de manera categórica comer mientras ve una película, ya que tomar un tentempié mientras se está distraído, generalmente es una mala idea, ya que conduce a un mayor consumo.

2.- Si, pese a todo, siente que debe tomar un aperitivo mientras ve una película, sírvase una cantidad razonable, en lugar de poner junto a usted un paquete de papas fritas o una caja de galletas.

3.- Efectúe porciones previas de sus tentempiés para no poder comerlos en exceso: es mejor tener delante de uno un tazón mediano de palomitas de maíz, en lugar de un plato gigante.

4.- Mantenga su provisión de comida a una cierta distancia de donde está sentado; siempre podrá servirse más si así lo desea.

5.- Sustituya algunos tentempiés menos saludables por otros más sanos, o al menos mezcle unos con otros, siendo indulgente.

6.- Prepárese los aperitivos que le gustan, pero evite aquellos que no desea comer en exceso.

7.- No tome "grandes decisiones" en materia de alimentos mientras está todavía bajo el influjo de una película triste, y espere hasta que ese efecto hechizante haya pasado para decidir lo que desea tomar en la cena.

8.- Satisfaga sus ansias de comer o picar algo inducido por la tristeza, tomando algunos tentempiés saludables antes de pasar a la comida principal. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación