Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las novias llegan con feminidad en el Barcelona Bridal Week

La diseñadora Rosa Clará abrió la moda nupcial, le siguió Jesús Peiró, que se inspiró en Nanda Devi

Rosa Clará incluye como pieza clave del desfile la falda con blusas de ensueño. Fotos EDH/ EFE

Rosa Clará incluye como pieza clave del desfile la falda con blusas de ensueño. Fotos EDH/ EFE

Rosa Clará incluye como pieza clave del desfile la falda con blusas de ensueño. Fotos EDH/ EFE

Blanca, radiante, delicada, romántica y femenina, con ciertos toques chic, así es la novia de Rosa Clará para 2016, quien fue la encargada de abrir el 25º aniversario de Barcelona Bridal Week.

El desfile estuvo lleno de guiños a la feminidad, en el que cada vestido redibujaba a la perfección la silueta de la mujer. La cintura, muy marcada y adornada, en ocasiones por grandes cinturones, ha sido la clave de la colección.

Además Rosa Clará incluye como pieza base del desfile la falda. La diseñadora la rescata y la combina con camisas manga larga y crop tops.

Juegan un papel fundamental los tejidos escogidos para esta colección, como son los brocados de seda, la organza los mikados, crepes y los encajes que crean la percepción de exclusividad en cada pieza.

Mientras que la firma de Jesús Peiró, inspirada por Nanda Devi, la segunda montaña más alta de la India y el pico que separa este país de Nepal.

La joyería ha sido la protagonista de la colección. No solo como complementos a los vestidos, sino que en varias ocasiones formaban parte de los cuellos, hombros y muñecas.

El brillo estuvo muy presente con bordados de lentejuelas y cristal. Hilos de oro, seda ligera, fil coupé, algodón, crepe Georgette, brocados, chantilly, patchwork mallas ornamentales, puntillas, guipures calados de algodón superpuestos, muchos tejidos y técnicas que han deslumbrado sobre la pasarela.

Las modelos parecían princesas indias con vestidos recargados con bordados y brillos sin excesivos volúmenes pero sí con formas que destacaban la silueta femenina.

Por su parte, Miquel Suay presentó Epifany, una colección con faldas con caídas, tules transparentes color té o piel.

Como punto de referencia puso el rosa que enmarca la colección, que está hecha de color piel, blanco roto y marfil. Sobresalen todo tipo de escotes y formas con y sin volumen, en busca de la silueta femenina y el corte princesa. Transparencias con cortes irregulares y superpuestos caen con delicadeza dando paso a espaldas infinitas con encajes, hombros descubiertos y detalles brillantes. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación