Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

5 juegos divertidos para compartir en familia

Cuando se nos han agotado las ideas, o bien tenemos una fiesta de cumpleaños, de fin de año o simplemente un día de lluvia, estos juegos divertidos te serán de mucha utilidad

Familia

Jugar no debería ser algo exclusivo de los niños. Cada vez que juego con mi hija o con mis alumnos en la escuela, siento que vuelvo a mi infancia. Me desconecto de los problemas y preocupaciones de la vida adulta, porque al compartir con los pequeños vivo el instante, sin mirar el pasado, ni el futuro.

En muchas ocasiones, nos toca compartir momentos en familia y no sabemos qué actividades realizar. Cuando se nos han agotado las ideas, o bien tenemos una fiesta de cumpleaños, de fin de año o simplemente un día de lluvia, estos juegos divertidos te serán de mucha utilidad: 
 

1. La moneda 
Para este juego necesitas una moneda y una venda o pañuelo. Primero se le vendan los ojos a uno de los participantes. Luego, el resto se sienta en una rueda y colocan al vendado en el centro de la ronda. Comienzan a cantar una canción mientras se pasan la moneda de mano en mano.

Cuando termina la música, la persona que quedó con moneda en mano en ese momento, la esconde en su puño y coloca ambas manos cerradas en la espalda.

El resto de los participantes coloca sus manos de esa forma también; entonces, el que esta vendado no sabe quién esconde la moneda y deberá adivinarlo. Si no lo adivina, tendrá un castigo: cantar una canción, saltar en un pie u otras ideas graciosas que se les ocurran. 

2. La frase interminable 
Recuerdo cuando era pequeña y jugaba a esto con mis hermanos. Este juego tan divertido, es muy fácil de realizar. Lo mejor de todo es que no necesitas ningún objeto. Se sientan en círculo. Alguien comienza a contar una historia pero diciendo una sola palabra. La persona que está a su lado deberá continuar la frase, diciendo la palabra anterior más otra propia.

De esa manera, se formará una historia colectiva o frase interminable. Al irse agregando palabras se irá haciendo más difícil recordarlas todas. Es un excelente juego para ejercitar la memoria. 

3. Una historia disparatada 
Para este juego solo se necesita papel y lápiz. Una persona empieza escribiendo una historia pero solo hace el primer renglón y en el segundo renglón coloca una palabra. Dobla el papel de tal modo que se vea solo esa última palabra y se la pasa al de al lado.

El siguiente continúa la frase y realiza el mismo procedimiento. Así sucesivamente, se van pasando el papel y lápiz hasta que no hay más lugar para escribir. Luego uno de los participantes lee la historia. Se forma una historia muy disparatada, que seguramente los hará reír mucho. 

4. Dígalo con mímica 
Este juego, además de ser un clásico, es muy divertido. Se dividen en dos equipos. Un miembro pasa al frente y debe representar con gestos una película. El resto de su equipo debe adivinar. Si lo hacen, se ganan un punto y siguen jugando. Cuando pierden, sigue la ronda con el otro equipo. 

5. La tele sin sonido 
Este juego lo hacíamos con mi padre cuando yo era pequeña. Se trata de encender la televisión o poner alguna película que tenga personajes dialogando. Se baja el volumen y se inventan diálogos divertidos que no tengan que ver con la escena.

Al principio costará un poco pero a medida que las personas se van desinhibiendo, saldrán las conversaciones más disparatadas. Esto estimula la creatividad, la imaginación y la improvisación. Recuerda que como adulto es importante animarse, si los niños ven cómo lo hacemos, ellos también lo intentarán.

Cada vez que vivimos el instante de manera intensa, disfrutamos la vida en toda su magnitud y esplendor. En el caso del juego, reconectarnos con la imaginación nos trae innumerables beneficios, además de que compartimos momentos inolvidables con nuestros seres queridos. Por eso: ¡nunca dejes de jugar!

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación