Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Investigan desaparición del agua en Marte

El planeta está cubierto con antiguos canales de ríos y fondos de lagos, además de tener evidencia de un pasado más húmedo y más cálido

Marte es uno de los planetas más investigados por la NASA en los últimos años.

Marte es uno de los planetas más investigados por la NASA en los últimos años.

Marte es uno de los planetas más investigados por la NASA en los últimos años.

Una nave espacial de la NASA, diseñada para investigar cómo Marte perdió su agua, debió entrar en órbita en torno al planeta rojo ayer, después de un viaje de 10 meses.

Tras viajar 711 millones de kilómetros desde la Tierra, la sonda Evolución Atmosférica y Volátil de Marte (MAVEN), afronta un decisivo encendido de sus seis cohetes de freno, a partir de las 0137 GMT.

Si tiene éxito, los cohetes reducirán su velocidad lo suficiente como para que MAVEN sea atrapado por la gravedad de Marte y entre en órbita.

Durante las próximas seis semanas, mientras los ingenieros revisan los nueve instrumentos científicos de MAVEN, la aeronave maniobrará por sí sola para entrar en una órbita operacional que se acerque hasta unos 150 kilómetros y se aleje a unos 6,200 kilómetros de la superficie del planeta.

A diferencia de naves que han orbitado previamente Marte, como cápsulas de aterrizaje y vehículos de exploración, MAVEN se concentrará en la atmósfera del planeta, que científicos sospechan, alguna vez, fue más espesa que la lastimosa capa de dióxido de carbono que lo rodea hoy.

Un aire más denso sería necesario para que el agua se acumule en la superficie.

Si bien no hay agua allí, hoy, Marte está cubierto con antiguos canales de ríos y fondos de lagos, además de tener evidencia de un pasado más húmedo y más cálido.

"¿A dónde fue el agua? ¿A dónde fue el CO2 (dióxido de carbono) de ese ambiente inicial?", preguntó esta semana a periodistas, el principal científico de MAVEN, Bruce Jakosky, de la Universidad de Colorado.

"Puede ir a dos partes: abajo de la corteza o hacia arriba, a la atmósfera superior, donde puede perderse en el espacio", señaló.

La atención de MAVEN estará puesta en la segunda opción. La nave espacial, construida por Lockheed Martin, pasará un año observado qué ocurre cuando el viento solar u otras partículas cargadas golpean las capas superiores de la atmósfera de Marte, deshaciéndola.

Al estudiar la atmósfera hoy, los científicos esperan aprender sobre los procesos involucrados y luego usar modelos computacionales para extrapolar cómo sería la situación en el pasado.

—REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación