Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Internet de Todo le puede cambiar la cara a América

Jordi Botifoll, de Cisco, destacó los retos y oportunidades que representa la IoE

El Internet de Todo busca efectividad, optimización, ahorro y mejora de la calidad de vida.

El Internet de Todo busca efectividad, optimización, ahorro y mejora de la calidad de vida.

El Internet de Todo busca efectividad, optimización, ahorro y mejora de la calidad de vida.

La Internet de Todo (IoE, Internet of Everything) le puede cambiar la cara a América Latina, con la ayuda de uno de sus grandes activos, la abundancia de jóvenes, según el presidente de Cisco para la región, el español Jordi Botifoll.

Botifoll habló de los retos y oportunidades que representa la IoE, una revolución en marcha aunque todavía en sus primeras fases, con un valor de mercado calculado en 19 billones (millones de millones) de dólares, de los cuales 870.000 millones de dólares corresponden a América Latina.

Según un estudio hecho por Cisco a partir de encuestas a más de 7.000 empresas de todo el mundo, en ocho años la IoE puede suponer un valor adicional para la economía de México de 197.000 millones de dólares, de los cuales 167.000 millones corresponden al sector privado y el resto al público.

Le siguen Argentina (79.000 millones), Colombia (74.000 millones), Chile (51.000 millones), Venezuela (42.000 millones), Perú (38.000 millones), Ecuador (15.000 millones), Panamá y Costa Rica (15.000 millones) y Uruguay (8.000 millones).

La IoE consiste en conectar todo a la red y entre sí, cosas, personas, procesos y datos, lo que se traduce en efectividad, optimización, ahorro y mejora de la calidad de vida, entre otros aspectos positivos divulgados por Cisco, la compañía líder en el mundo en sistemas de redes y también en la Internet de Todo.

La IoE significa "muchísimas posibilidades que no están sometidas a las limitaciones del espacio y la distancia", señala Botifoll.

Cuando se le pide un ejemplo de como la IoE puede ayudar a las personas, este catalán de 52 años menciona que si a una persona se le colocaran sensores, una pieza esencial en esta tercera revolución industrial, como la han llamado los expertos congregados esta semana en Miami por Cisco, en los zapatos, estos darían una información precisa acerca de cómo camina.

Con esa información se podría saber qué problemas de salud tiene o puede tener si sigue caminando así y se podrían diseñar zapatos que le ayudarán a caminar mejor, entre otras aplicaciones.

Sin embargo, para sacar todo el provecho a la IoE es necesario un cambio cultural. La educación tiene un papel esencial en esto, dice Botifoll.

La abundancia de jóvenes, por naturaleza más innovativos y por tanto más proclives a internet que los mayores, en América Latina es una ventaja para estos países a la hora de beneficiarse de la IoE, pero "esa juventud se puede frustrar si no se les da el soporte educativo ni la infraestructura tecnológica suficientes".

Cisco está "súper comprometida" con América Latina y también con la educación. El programa Cisco Network Academy ha brindado a miles de jóvenes de todo el mundo la posibilidad de cualificarse en el diseño y manejo de redes desde hace muchos años y ahora también en IoE.

Latinoamérica es la segunda región del mundo en número de estudiantes en esos cursos. Desde que se iniciaron han pasado por la Academia de Cisco casi 900.000 latinoamericanos. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación