Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inspiración coreana en colección de crucero 2016

[ INTERNACIONAL] El alemán Karl Lagerfeld para Chanel y la firma Louis Vuitton presentaron sus colecciones de crucero 2016, en Seúl, Corea, y Palm Spring, California, respectivamente.

Inspiración coreana en colección de crucero 2016

Inspiración coreana en colección de crucero 2016

Inspiración coreana en colección de crucero 2016

Después de Dubái, Singapur y Versalles, Seúl fue el destino elegido por Karl Lagerfeld para presentar la Colección Crucero, de Chanel.

Allí, en el edificio diseñado por Zaha Hadid, amiga personal del modisto, Karl presentó su fusión entre los clásicos de la casa de moda francesa y los elementos tradicionales de la cultura coreana, incluyendo el K-pop en un homenaje a la cultura de los dibujos animados, y una línea de moda inspirada en el arte barroco y gótico, proponiendo un estilo colegial y típicamente oriental.

"Es curioso que todo el mundo se inspira en China", dijo el diseñador alemán Karl Lagerfeld, en referencia a las estrellas que se habían reunido en Nueva York para la China y la temática Met Gala. "Pero no de Corea ... me parece que es tan interesante. Así que por eso me hice el show aquí", detalló.

Las formas voluminosas, combinaciones de colores llamativos y hanboks, el equivalente del kimono en la cultura local, fueron las principales fuentes de inspiración de Karl.

Minifaldas plisadas asemejaban el uniforme de colegialas coreanas, las túnicas de corte minimalista parecían combinar con pantalones cortos (por cierto, la gran apuesta de la temporada) y el patrón multicolor de rayas, a veces en tonos pastel, ahora en tonos fuertes, se destacó en varias partes.

Karl decidió hacer una lectura equilibrada de los símbolos culturales del país, mezclando lo nuevo y lo moderno con las tradiciones budistas y los elementos de la artesanía secular.

En los vestidos de noche, hubo piezas de seda negra con un bordado espectacular en pequeñas lentejuelas y aplicaciones de flores de loto, símbolo de la felicidad y la prosperidad, y camelias, que son iconos de Chanel.

La reinterpretación de la chaqueta de tweed resultó en hermosas capas de tonos metálicos. Peinados, creados a partir de trenzas, tenían referencia en el manga, mientras que las sandalias de tacón bajo y cuadrados remitieron a los trajes orientales del pasado.

Por su parte, la firma Louis Vuitton presentó en Palm Springs, California, su colección crucero 2016 a cargo de Nicolás Gesquière y a la que asistieron más de 500 invitados.

Ghesquière puso chaquetas holográficas en la primera parte de la presentación, mismas que tomaron nuevas formas y colores inusuales - rojo y plata.

Por otro lado, los estampados abstractos se mezclaban con los vestidos que parecían haber sido creado para una Juana de Arco moderna, sin contar las creaciones que podrían haber venido de cualquier episodio de Juego de Tronos - pero todos reales y posibles, sin ser aburridos, con mucho movimiento, gracia y cuero.

Camisas de gran tamaño fueron emparejadas con 'hot pants' - todo con grabados al estilo de los 70 que a la gente le gusta usar ahora.

Elegante, conectada y sin prisas, la mujer a quien va dirigida esta colección tiene una pizca gitana, no quiere usar tacones y tiene un armario preparado para todo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación