Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Informe revela que selfies son más mortales que ataques de tiburones

Hoy en día, los selfies son más comunes que la gripe, y la gente llega a extremos dramáticos para conseguir la toma perfecta para sus cuentas de redes sociales

Selfie

En muchos casos las víctimas se cayeron mientras trepaban a alturas peligrosas para obtener el mejor ángulo.

Oh, qué tiempos vivimos: la era en la que las selfies resultaron más fatales que los ataques de tiburones este año. Sí, leíste bien. Hoy en día, las selfies son más comunes que la gripe, y la gente llega a extremos dramáticos para conseguir la toma perfecta para sus cuentas de redes sociales.

La semana pasada, un turista japonés se mató al caer mientras posaba para una selfie en el Portal Real del Taj Mahal, según BBC News. Y no es el único. Doce personas perdieron la vida en busca de una selfie este año, según un nuevo informe de la empresa de medios Mashable.

En la mayoría de los casos, las víctimas se cayeron mientras trepaban a alturas peligrosas para obtener el mejor ángulo. Otros fueron arrollados por trenes en el intento de sacarse una foto con ellos o al subirse a equipos peligrosos para tomar una imagen cautivante, informa Mashable.

Y después están las selfies con animales. Un español murió en agosto cuando ingresó a un área no protegida en la corrida anual de toros para tomarse una selfie con los toros detrás de él, según CBS Sports. El hombre calculó mal a qué velocidad se aproximaban los animales y uno lo mató de una corneada.

No olvidemos las acrobacias temerarias, aquellas pensadas como muestra de valentía y habilidad, pero que suelen terminar en desastres catastróficos inducidos por la estupidez.

Una adolescente rusa se disparó accidentalmente mientras posaba con un arma en la cabeza para una selfie, según el diario británico Independent News. Por suerte, sobrevivió.

Y después están los peligros de la búsqueda con GoPro. En mayo, una cámara GoPro capturó las muertes de dos hombres que intentaron saltar ilegalmente por un precipicio en el Parque Nacional de Yosemite, EE.UU., según Yahoo News. Si bien los videos de GoPro no necesariamente entran en la categoría de selfie, las muertes de los saltadores de la modalidad BASE resaltan la obsesión —y el peligro— cada vez mayor de capturar emociones fuertes con una cámara.

En comparación, tan sólo ocho personas murieron por ataques de tiburones en 2015, según la revista Condé Nast Traveler. Una sorpresa, dado que el Hemisferio Norte acaba de dejar atrás el verano de los ataques de tiburones: varias personas en las aguas de Carolina del Norte, África del Sur, Australia, California, Florida y Maui lograron escapar ilesas, perdieron articulaciones o, en algunos casos, fallecieron por ataques de tiburones.

“Parece una broma, pero lamentablemente no lo es: las muertes son un trágico recordatorio a los viajeros de que concentrarse en la pantalla de un celular en vez de los alrededores desconocidos no es seguro”, escribió Calley Rizzo de Mashable.

El reciente flujo de lesiones y muertes asociadas a selfies llevó a la imposición de restricciones en importantes centros turísticos del mundo. Ahora, quienes se saquen selfies en los parques de Disney debe dejar sus fieles palitos de selfies en casa.

Los dispositivos están prohibidos en muchos museos, zoológicos y festivales en todo el mundo. Rusia llegó a lanzar una campaña de seguridad pública en la que advirtió a los jóvenes sobre los peligros de las selfies extremas. El slogan de la campaña: “Ni siquiera un millón de ‘me gusta’ en las redes sociales valen tu vida y tu bienestar’”, informa BBC News.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación