Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia ve más cerca la beatificación de Monseñor Romero

Comisión de teólogos de la Congregación para Causas de los Santos reconoció su calvario

Escultura de Monseñor Óscar Arnulfo Romero que se encuentra en Londres, Inglaterra.

Escultura de Monseñor Óscar Arnulfo Romero que se encuentra en Londres, Inglaterra.

Escultura de Monseñor Óscar Arnulfo Romero que se encuentra en Londres, Inglaterra.

La noticia de que la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero cada vez está más cerca, ha llenado de júbilo no solo a la feligresía salvadoreña sino también a la comunidad católica del mundo.

La información fue difundida en el diario Avvenire del episcopado italiano.

Según Monseñor Rafael Urrutia, vicario de la Iglesia católica salvadoreña, las especulaciones se acrecentaron luego que la comisión de teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos reconociera el "martirio" de Romero, ya que, con la condición de mártir, no sería necesario comprobar que obró algún milagro para que sea beatificado.

"Creo que esta es una de las noticias que estábamos esperando, pues esto indica que el proceso se está abriendo aún más y puede pasar al siguiente proceso", indicó Urrutia.

Para el vicario de la Iglesia Católica salvadoreña, con esta postura, el Vaticano está reconociendo la entrega y el compromiso que Monseñor Romero tuvo con el evangelio, la fe y la iglesia.

"Monseñor Romero siempre ha sido un arzobispo que a partir de su fe ha dado testimonio, con su vida y su sangre, del evangelio y su amor por los pobres", argumentó Urrutia.

Según los observadores del Vaticano, el Papa Francisco está cercano a la figura de Romero. De hecho, eso aviva la esperanza de completar el proceso para su beatificación.

"El Papa Francisco ha dado grandes pasos, ha apoyado el proceso y es más, él quiere que se reconozca a Monseñor Romero (...) para nosotros, el Papa Francisco es un gran aliado en esta causa", comentó Urrutia.

El martirio

Óscar Arnulfo Romero fungió como el cuarto arzobispo metropolitano de San Salvador entre 1977y 1980. Fue el predecesor de Luis Chávez y González, y el sucesor de Arturo Rivera y Damas.

Fue asesinado el lunes 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital de La Divina Providencia en la colonia Miramonte de San Salvador.

Sus restos mortales descansan en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador. En 1994, una causa para su canonización fue abierta por su sucesor Arturo Rivera y Damas. A partir de este proceso, Monseñor Romero recibió el título de Siervo de Dios.

Romero es uno de los 10 mártires del siglo XX representados en las estatuas de la Abadía de Westminster, en Londres. Fue nominado al Premio Nobel de la Paz en 1979. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación