Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familia

¿Tu hijo ama lo ajeno? 5 cosas que debes evitar para que se convierta en mal hábito

Que un niño pequeño tome cosas ajenas, no lo hace un mal niño, pues es parte de su crecimiento, pero tú como padre no debes de permitir que esto siga ocurriendo.

¿Tu hijo ama lo ajeno? 5 cosas que debes evitar

Dicen que ladrón es menos producto de la necesidad, que de la oportunidad. Aunque a veces pasa que es simple gusto por lo ajeno, un gusto que en no pocos casos proviene de la educación que damos a nuestros hijos en casa.

Los niños —especialmente los pequeños— creen que todo es de ellos y esto es algo normal. No se trata de que sean malos niños, sino que apenas están en el proceso de aprender sobre normas, valores y comportamiento en sociedad. Es por ello que, tanto en este asunto como en muchos otros temas que conforman la educación de los menores, es importante que como padre te hagas presente, sobre todo en la prevención.

Enseña a tus hijos cómo deben comportarse en toda circunstancia. No esperes a que las cosas sucedan bajo la idea de que "tu hijo es incapaz de eso”. No eduques a un ladrón.

Es en la infancia cuando descubrimos los límites.

Es muy raro que un menor tenga plena conciencia del mal que causa y, sin embargo, es en este momento cuando como padres debemos lidiar con todo tipo de malas conductas de su parte. Es típico, por ejemplo, toparnos con que vean algo que les resulte de interés y simplemente lo tomen. Y aunque lo parezca, esto no es robo, en el sentido estricto de la palabra, sino simplemente parte de un proceso que implica descubrir hasta dónde llegan sus derechos.

Es por ello que debes estar alerta, para que cuando ocurran estas situaciones puedas explicarles que lo que hacen es incorrecto, por qué es así y, además, estés lista para tomar cartas en el asunto.

Aquí algunas sugerencias para lograrlo 
1. Háblale sobre lo bueno y lo malo 
Alienta las actitudes positivas de tu hijo y explícale —tanto como sea necesario— por qué no debe tomar lo ajeno. Procura además ser congruente entre lo que le enseñas a tu hijo y la forma en que tú te comportas. 

2. Enfrenta la situación de inmediato 
Si tu hijo ha tomado algo que no es suyo, no lo castigues de inicio. Primero que nada, explícale que lo que ha hecho está mal y haz que lo devuelva. En caso de que el niño sea consciente de su acción, ponle un castigo que además implique asumir su culpa y disculparse con la persona afectada. No lastimes su integridad física o emocional. Recuerda que las personas hablando se entienden. Y si tienes dudas, llévalo a hacer lo correcto, pero no lo juzgues si no estás seguro de nada. 

3. Descubre sus razones 
Existen ocasiones en que los niños toman lo ajeno porque sienten que lo necesitan. Incluso, pueden hacerlo porque creen que con ello ayudan a un ser querido. No es lo más común, pero suele suceder, así que procura descubrir lo que motivó su conducta, en primer lugar. De ese modo sabrás qué hacer para evitar que vuelva a ocurrir. 

4. Enseña a tus hijos el valor de las cosas 
Si les enseñas a obtener lo suyo con su propio esfuerzo, no solo descubrirán su valor, sino cómo obtener lo que desean, sin necesidad de convertirse en un ladrón. 

5. No cumplas todos sus caprichos 
Créeme cuando te digo que no le estarás haciendo ningún favor, si cumples cada uno de sus caprichos. Al contrario, le harás sentir que es merecedor de todo. Aunque te duela debes hacerle saber a tu hijo que no es tu obligación darle gusto a cada momento.

Procura que sea consciente de que muchas cosas se ganan, otras tantas no son realmente necesarias y que otras simplemente no forman parte de tus obligaciones. Las malas conductas no nacen con los seres humanos. Eso de que los niños son angelitos, tiene mucho de cierto, pues son almas totalmente limpias.

Ojalá fuera posible mantenerlos así el resto de su vida, pero es casi imposible. Sin embargo, recuerda que la educación empieza por casa y que el ladrón no nace, se hace.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación