Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se gradúa de secundaria a los 97 años

Debía finalizar en 1936, sin embargo, tuvo que dejar la escuela a los 17 años para cuidar de su familia

Margaret Thome Bekema

Para recibir un diploma de educación no hay un límite edad. Así lo demostró Margaret Thome Bekema, una mujer de 97 años que recibió el jueves pasado el diploma de honor de la Catholic Central High School, ubicada en Michigan (Estados Unidos), por haber culminado la escuela, después de 80 años de espera.

Margaret debía graduarse en la Catholic Central High School en 1936. Sin embargo, tuvo que dejar la escuela a los 17 años porque su madre, Katherine, tenía cáncer. Entonces su padre, Leo Thome, le dijo que tenía que cuidarla a ella y a sus tres hermanos menores mientras él trabajaba.

“Tuve que dejar la escuela para cuidar de mi familia. Fue muy difícil, no tienen idea de lo duro que fue. Yo adoraba la escuela secundaria y tenía muchos amigos”, dijo Bekema a MLive Media Group.

En su sitio web, la institución indica que Margaret fue a hablar con el director de ese entonces, el P.Sweeny y le explicó su situación. El sacerdote fue muy comprensivo y le dijo que ella tendría mucho éxito en su vida a pesar de sus dificultades.

Gerri Smith uno de los dos hijos de Margaret Bekema, y que también estudió en la secundaria Catholic Central, comentó que su madre cuidó a su abuela hasta que falleció. “Ella tiene que hacer lo que se tiene que hacer y ella jamás se queja de ello o genera problemas sobre ello, solamente lo hace”, indicó.

Te puede interesar: La depresión es natural en los ancianos. ¿Cómo revertirla?

Ahora Margaret es viuda y es madre de dos hijos, tiene cuatro nietos y un bisnieto. Su esposo, Ted era militar. Cuando la Catholic Central conoció su historia, decidieron organizar una ceremonia de graduación para Bekema.

“No sé cómo expresarme ni cómo darles las gracias. Les agradezco desde el fondo de mi corazón”, dijo la anciana al borde de las lágrimas.

El director de la escuela, Greg Deja, comentó que la vida de Margaret “ha sido una vida de sacrificio y servicio. Ha sido muy inspirador para nuestra comunidad porque sus decisiones representan todos los valores fundamentales que les enseñamos a nuestros estudiantes”.

Margaret también recibió un certificado por ser el miembro más reciente de la asociación de estudiantes “The Pride” (El Orgullo).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación