Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fútbol juvenil: La cultura de ganar perjudica el desarrollo de los jugadores

Lo que no se dan cuenta es que esta cultura de ganar puede tener un impacto negativo muy significativo no sólo en el disfrute del deporte de sus hijos, sino también en última instancia de su desarrollo.

Fútbol juvenil: La cultura de ganar perjudica el desarrollo de los jugadores

Fútbol juvenil: La cultura de ganar perjudica el desarrollo de los jugadores

Fútbol juvenil: La cultura de ganar perjudica el desarrollo de los jugadores

Cuando se trata de clubes de fútbol de jóvenes, hágase esta pregunta: ¿Cuál es el objetivo principal: Lo que el club puede hacer por el joven jugador, o lo que el joven jugador puede hacer por el club?

Por desgracia, en América, nuestras creencias culturales idealizan el 'ganar' como el único indicador de éxito. Como escriben Pablo Mairs y Richard Shaw, "muchos clubes están impulsados por un apetito insaciable de ganar, la gratificación instantánea, y un enfoque prematuro en lo que es mejor para el equipo en lugar de centrarse en el desarrollo de cada jugador de manera individual".

Una lectura rápida de la mayoría de los sitios web de los clubes locales, aderezados con fotos de sus equipos sosteniendo los trofeos conseguidos, jactándose de goles totales para niños de primaria, confirmará esta observación.

Al creer que estos clubes deben estar haciendo un buen trabajo, los padres están dispuestos a recorrer con sus hijos grandes distancias y, libremente, abrir sus billeteras para proporcionar las mejores oportunidades posibles.

Lo que no se dan cuenta es que esta cultura de ganar puede tener un impacto negativo muy significativo no sólo en el disfrute del deporte de sus hijos, sino también en última instancia de su desarrollo.

Es un círculo vicioso que empuja a los clubes a anunciar sus trofeos en lugar de retener y mejorar de las habilidades de los jugadores. En su publicación "Foundations of Sports and Exercise Psychology" (Fundamentos del Deporte y Ejercicio de Psicología), Robert Weinberg y Daniel Gould explican los factores críticos que contribuyen a retirarse temprano de los deportes ante la falta de disfrute, la excesiva presión, y un excesivo énfasis en ganar.

De hecho, si le pregunta a los jóvenes jugadores de las razones por las que les gusta jugar al fútbol, "ganar" no está ni siquiera en el top 10 de las respuestas más comunes. Como adultos, secuestramos su experiencia para satisfacer nuestros propósitos y ansias.

Con demasiada frecuencia, los juegos representan el 'gran escenario' y son una cobertura exagerada por los padres y entrenadores. Por ejemplo, escuchar antes del partido la "charla previa" se oye con demasiada frecuencia a los entrenadores diciendo cosas como: "Ese equipo es muy bueno (el rival), ustedes van a tener que hacer su mejor juego si quieren ganarles"; o "recuerden, si no jugamos inteligente ahí fuera, nos van a hacer daño". O, "si no trabajas duro, tendré que sustituirte y sacarte del partido"; también, "la última vez que jugamos contra ellos nos ganaron por un penalti mal pitado. Esta vez se lo vamos a devolver".

La gran mayoría de los jóvenes jugadores de fútbol ya quieren hacer todo lo posible, ninguno entra en el campo con el plan de jugar mal. La investigación es clara: este tipo de 'arengas previas' al partido en realidad inhiben las actuaciones de los jóvenes jugadores, arrastrándoles a ir más allá de su nivel de "punto óptimo" de motivación.

Como ya comentamos en el post anterior, el ambiente óptimo para el aprendizaje sucede cuando al cerebro se le empuja un poco más allá de su zona de confort. Sin embargo, en un entorno excesivamente presionado y competitivo, la tensión y ansiedad se acumulan hasta el punto de que el rendimiento, la diversión y el aprendizaje sufren.

En el fútbol, los niños necesitan tener la libertad de ser valientes y probar nuevas habilidades que aún no han dominado. Tienen que ejercitar sus circuitos de talento que les permita pensar de forma creativa y desarrollar su solución de problemas en el campo.

En cambio, la presión ejercida sobre ellos por los adultos, para producir una victoria da forma inmediata, y evitar errores como el objetivo principal, en lugar de llevar a cabo hazañas difíciles. La presión no termina con el pitido final.

Muchos entrenadores se sientan con los jugadores con posterioridad, durante períodos prolongados, para incidir sobre sus errores individuales y de lo que podrían haber hecho para ganar el juego.

Además, los padres siguen esta disección en el aparcamiento y en el coche yendo a casa. Los niños tienen claro que estas evaluaciones después del partido no hacen más que chupar las últimas gotas de diversión de su experiencia.

¿Qué tienen en común entre sí jugadores como Maradona, Gerrard, Messi, Ronaldo y Suárez, y con tantos otros grandes del fútbol? Durante sus inicios, previos a su carrera profesional de fútbol, todos ellos consideraban un balón de fútbol como un juguete, más que una herramienta.

El entorno del balón en la calle a esas edades y el poder desarrollar las habilidades mixtas, sin entrenadores, padres y trofeos, permitió a estos jóvenes la libertad de ser creativos. Al tener diversión estaban felices de jugar durante horas y horas sin quemarse por ello.

La investigación sobre los atletas de élite confirma que estos campeones solamente comenzaron a acercarse a la competencia desde una perspectiva más seria en sus últimas etapas de desarrollo (a menudo en la adolescencia). ¿Cuál es el propósito de los partidos entonces, si no es ganar?

Los partidos en esta etapa de desarrollo deben utilizarse principalmente para el aprendizaje. Esto no es sólo la meditación de un pediatra idealista. Está apoyado por los clubes de fútbol de élite y grandes entrenadores de todo el mundo. Los entrenadores bien informados se dan cuenta de que el éxito no es equivalente a ganar.

Los estudios sobre las academias de primer nivel de jóvenes en Inglaterra mostraron que "a pesar de la naturaleza de élite de los programas, el 'ganar' fue desenfatizado; no hay puntuaciones o posiciones en la liga interna que mantuvieron.

La atención se centró en la mejora y desarrollo de los jugadores individualmente, en lugar de registro de victorias / derrotas del equipo". Como señala Dean Whitehouse, un entrenador de filiales o fuerzas básicas en el Manchester United: "Es crucial que todo el mundo entienda que los partidos deben ser utilizados para el aprendizaje, y los jugadores sientan que tienen la libertad de mostrarse y expresar sus habilidades.

Nos damos cuenta de que el resultado final no es tan importante como aprender de ese momento. Si los jugadores jóvenes se ven presionados por ganar cada vez que pisan el campo, no recibirá las oportunidades que son vitales para su desarrollo, ni se sientan seguros sobre la práctica y la aplicación de nuevas habilidades o ideas". Así es como los entrenadores de élite se acercan a los partidos.

Sus egos son lo suficientemente fuerte como para aceptar un registro de 'perder' en favor de una victoria para el desarrollo de sus jugadores.

A pesar de que muchos entrenadores en América entienden este sentimiento, la presión cultural para llevarlo a cabo es demasiado grande, y no se pueden recurrir a soluciones rápidas para resultados a corto plazo.

Los partidos proporcionan a los niños poderosas oportunidades de aprendizaje y disfrute del fútbol. Si queremos que los jugadores jóvenes continúen con su participación en el Fútbol y desbloqueen su potencial, debemos usar los juegos o partidos para el aprendizaje.

Cuando los clubes ponen énfasis en ganar como objetivo final, los niños llevan la carga de los egos de los adultos a costa de su propio desarrollo personal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación