Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Fundación Poma ayuda a hacer realidad sueños de los jóvenes

Entregó 20 computadoras a la Fundación Educando a un Salvadoreño

Alejandro Poma, de la Fundación que lleva su apellido, saluda a un alumno de Fesa. FOTOS EDH / DOUGLAS URQUILLA

Alejandro Poma, de la Fundación que lleva su apellido, saluda a un alumno de Fesa. FOTOS EDH / DOUGLAS URQUILLA

Alejandro Poma, de la Fundación que lleva su apellido, saluda a un alumno de Fesa. FOTOS EDH / DOUGLAS URQUILLA

Emme Arias tiene nueve años de jugar al tenis de mesa, y estudia segundo año de bachillerato en la Fundación Educando a un Salvadoreño (Fesa). Desde agosto, es una de las 23 niñas en la fundación, que sigue creciendo y ahora ya no solo tiene estudiantes que son futbolistas y beisbolistas, sino de 12 disciplinas diferentes.

Emme está en el salón de cómputo estudiando inglés de manera interactiva, un salón dotado recientemente con 20 nuevas computadoras que donó la Fundación Poma, que tiene relación de cooperación con Fesa desde hace 10 años.

"Estamos apoyando el proyecto porque creemos firmemente en potenciar el talento salvadoreño, y eso es algo que ellos (Fesa) han hecho y están haciendo muy bien", aseguró Alejandro Poma, director ejecutivo de Fundación Poma.

"En esta ocasión se nos presentó la oportunidad de colaborarles con 20 computadoras de escritorio para la educación de estos jóvenes talentos que están en un proceso de formación integral. El componente educativo-académico es importantísimo y las herramientas tecnológicas dentro de eso son pieza clave", dijo Poma, quien recorrió las instalaciones y constató el uso que se les da a las computadoras. "... Los fines de semana, el centro se abre para que miembros de la comunidad y otras personas cerca de Fesa puedan tener acceso a estos equipos", agregó.

"Cuando uno está aquí, uno se entusiasma, y ve la obra concreta que puede tocar, ver a los jóvenes en la infraestructura aprovechando", añadió.

Para el director ejecutivo de Fundación Poma, "es importantísimo poder colaborar, la empresa privada, fundaciones, individuos que se identifican con este tipo de obra para brindarle una formación que permita a los jóvenes acceder a oportunidades y que creen sus propias oportunidades. Este tipo de formación les permite soñar, crearse un futuro mejor. La capacidad de soñar es importantísima para poder motivarse y alcanzar esos sueños".

En el caso de Emme, ella está clara: "Voy a estudiar odontología en cirugía dental", apuntó la joven, que acaba de ganar medalla en el centroamericano juvenil del deporte.

Por su parte, Jorge Bahaia, presidente de Fesa, agradeció a Fundación Poma. "En nombre de Fesa, gracias a Alejandro, que ha estado activo y pendiente con el apoyo. El objetivo es formar y educar jóvenes no solo por ellos mismos, sino para que sean ejemplo", puntualizó. — C. Najarro

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación