Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tendencias

Francis Ford Coppola y Eduardo Padura reciben el Premio Princesa de Asturias

La ceremonia, en el Teatro Campoamor de la ciudad de Oviedo (norte), estuvo presidida por el Rey Felipe VI, quien durante su discurso hizo una semblanza de los galardonados. 

ctv-kls-entrega-de-los-premio-13378618

El cineasta estadounidense Francis Ford Coppola y el escritor cubano Eduardo Padura fueron hoy algunos de los protagonistas de la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias que, por primera vez, se entregaron con ese nombre. 

La ceremonia, en el Teatro Campoamor de la ciudad de Oviedo (norte), estuvo presidida por el Rey Felipe VI, quien durante su discurso hizo una semblanza de los galardonados. 

La Reina Letizia acompañó a Don Felipe en el escenario del Teatro durante la entrega de la 35 edición de los premios, en tanto que la madre del monarca, la Reina Sofía siguió desde el palco de honor la ceremonia, a la que asistieron más de 1.500 invitados. 

Uno de los galardonados más celebrados fue Francis Ford Coppola, Premio de las Artes, quien se dirigió al auditorio para lamentar que el séptimo arte no sea capaz aún de "milagros" como el de influir sobre los horrores e injusticias que padece el mundo. 

"Puede que un día el cine pueda conseguirlo, pero por ahora no", señaló el cineasta, quien recordó que ya desde se juventud quería explorar las posibilidades del cine, "esa forma absolutamente mágica de literatura". 

El Rey, durante su discurso, alabó el talento "genial e inconfundible" de Coppola, y su capacidad para "reinterpretar y renovar, cada vez con más sabiduría y eficacia, las muestras de las pasiones humanas". 

Además, destacó la "vasta y magnífica producción cinematográfica" del director, de quien mencionó títulos como "The Godfather" (1972) o "Apocalyse Now" (1979). 

El escritor cubano Leonardo Padura, que vistió sobre el escenario con una guayabera, rindió homenaje, durante su intervención, a sus tres patrias: Cuba, su lengua y el trabajo. 

El premio Princesa de Asturias de las Letras dijo que es cubano por sus "64 costados", en referencia a las raíces cubanas de su familia, hizo un relato sobre sus orígenes en un barrio de la periferia de La Habana, Mantilla, donde sigue residiendo en la misma casa donde nació. 

Tras señalar que debe a Cuba su cultura y su historia, casi todo lo que es, tanto profesional como humanamente, el autor de "El hombre que amaba a los caballos" dijo pertenecer, como escritor, a la lengua que aprendió en la cuna "la maravillosa lengua española". 

Padura es, dijo Felipe VI, "uno de los escritores más destacados de su generación", con "una obra en la que La Habana, sus barrios, sus gentes, su historia, se reúnen de manera sugerente". 

"Todas sus obras -agregó- le sirven para hablarnos de la desilusión, del fracaso, del desencanto, de la corrupción y, al mismo tiempo, de la belleza y la serenidad de los días felices en los que flotaban en el ambiente la alegría y la ilusión". 

"Con ritmo pausado, con una suave cadencia contagiada por la luz, los sonidos, las calles y los colores de La Habana, Leonardo Padura construye -recordó el Rey- un mundo hecho de contrastes en el que triunfan la palabra, la literatura y la verdad". 

La economista francesa Esther Duflo, Premio de Ciencias Sociales, tuvo un recuerdo especial para los refugiados y advirtió de que la sociedad "no puede permitirse el lujo" de darles la espalda. 

Felipe VI destacó de Duflo que lleva "años empeñada en la noble tarea" de encontrar métodos eficaces para luchar contra la pobreza extrema y señaló que sus trabajos reflejan que "existe un impulso natural de los seres humanos para aliviar el sufrimiento de los demás; y que tenemos, por tanto, la obligación moral de seguir creyendo que sí es posible esa transformación". 

Sobre la enciclopedia libre Wikipedia, Premio de Cooperación Internacional, el Monarca destacó su intención de "poner la cultura al alcance del mayor número posible de personas con una clara voluntad de extender el conocimiento, de generalizar y hacer accesible el saber", todo ello de forma "neutral" y con un contenido libre. 

Previamente, el filósofo español Emilio Lledó, Premio de Comunicación y Humanidades, había mostrado su preocupación por una sociedad sobre la que se cierne una realidad llena de nubarrones y en la que el género humano sigue sin superar la ignorancia, la violencia y la crueldad. 

Junto a ellos recibieron su diploma de manos del rey las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna (Investigación Científica y Técnica), y el superior de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (Concordia), Jesús Etoyo. 

No estuvieron los hermanos Paul y Marc Gasol (Deportes) que, sin embargo sí que hicieron público un vídeo para agradecer desde los Estados Unidos el "enorme reconocimiento" que supone esta distinción. 

El Rey alabó "el talento, el compromiso y el sacrificio" con los que los Gasol han alcanzado sus altos méritos deportivos", así como su convicción de que "tan importante como formarse como deportistas totales es hacerlo trabajando en equipo y demostrando continuamente las muchas virtudes que hacen brillar y destacar a un deportista". 

Por otra parte, Felipe VI señaló durante su discurso, en referencia el reto independentista catalán, "que nadie construya muros con los sentimientos. Las divisiones nunca hacen grande a un pueblo; solo lo empobrecen y lo aislan". 

Don Felipe animó de nuevo a seguir construyendo un país unido y a defender la legalidad y los principios constitucionales como la mejor forma de garantizar los derechos y libertades de todos los ciudadanos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación