Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fortalezca los lazos de familia a través de los juegos

Jugar en familia es útil para incidir en la vida de los niños. Además, el involucramiento de los padres en esas actividades ayuda a generar vínculos más estrechos

Fortalezca los lazos de familia a través de los juegos

Fortalezca los lazos de familia a través de los juegos

Fortalezca los lazos de familia a través de los juegos

En la era de la tecnología, el estrés laboral y las condiciones económicas obligan a padres a estar fuera de casa por más tiempo. Los niños tienen más espacio libre sin supervisión y el juego individual no dirigido es el que ocupa la atención completa de los menores. La televisión, los juegos de vídeo, las computadoras y demás novedades electrónicas se han convertido en un ayudante para mantener ocupados y entretenidos a los más chicos, dejando a un lado el juego en familia.

Esta realidad es confirmada por estudios como el de Graciela Scheines, psicóloga especialista en terapia de juego y familia, quien sostiene que el juego es una actividad simbólica y con reglas, que de forma divertida y creativa ayuda a que los niños aprendan sobre la cotidianidad, los roles, el comportamiento y la interacción con los mayores, ayudándoles a enfrentar de mejor forma el futuro en su vida adulta.

El juego también debe ser visto como un derecho básico, establecido así por la Convención sobre los Derechos del Niño de la Naciones Unidas, por lo que no se debe ver su práctica como una pérdida de tiempo, sino más bien como el medio natural para el desarrollo de todo el potencial de quien lo practica, pues el juego trasciende a áreas como el desarrollo físico, psicológico y social.

Según la experiencia de la Fundación la Niñez Primero, entidad especialista en el uso del juego como herramienta para incidir en la vida de los niños, involucrar a padres de familia en el juego es una estrategia para generar un vínculo más estrecho con sus hijos, beneficiándose incluso de aspectos importantes para su vida como puede ser la reducción del estrés y olvidando las preocupaciones.

Otros beneficios hablan de desarrollar la capacidad de comunicarse de una forma genuina con sus hijos, reconociendo formas diferentes de educar, corregir y amar, sin miedo a mostrar emociones y afectos, ya que para jugar sólo se necesita procurar el tiempo y tener el deseo de hacerlo.

Es innegable que en la actualidad la sociedad sufre de muchos casos de desintegración y disfunción familiar, lo cual afecta directamente el desarrollo normal de los hijos, limitando su necesidad de compartir y convivir de forma pacífica con su familia, ocasionando conductas agresivas, baja autoestima, emociones tóxicas y mucho resentimiento.

Ante esto, es necesario buscar apoyo y establecer estrategias que faciliten la posibilidad de unión, integración y atención de calidad que envíen el mensaje directo a los pequeños de lo importante que son y de lo preocupados que están sus padres por compartir tiempo con ellos; el juego puede ser el pretexto perfecto que necesitamos para establecer y fortalecer relaciones familiares armoniosas.

Sugerencias

La vacaciones son un tiempo perfecto para compartir en familia, y para ello aquí están algunas actividades que los harán divertirse al tiempo que refuerza los lazos afectivos.

1. Jenga. Desde pequeños, los niños se entretienen con esta sencilla torre de bloques. Hay varios tamaños disponibles desde la versión más común para jugar sobre la mesa como una versión de tamaño gigante para el jardín.

Los niños de todas las edades (incluyendo los abuelos) pueden disfrutar de este juego. El único pequeño problema es cuando algunos de los participantes más jóvenes se dedican a derribar la torre en lugar de intentar hacerla más alta. Para los padres, el desafío de qué tan alto se puede construir la torre siempre llega a más de 8 pisos.

2. La caja de cereal. Este juego es barato y divertido. Algunos de los participantes son eliminados al principio del juego, pero el entretenimiento de ver las contorsiones de las otras personas compensa la falta de participación.

El juego comienza con una caja de cereal tamaño regular; cada persona toma su turno de levantar la caja solamente con sus dientes y solo con sus pies tocando el suelo. Para hacerlo más difícil, también se puede añadir la regla de no doblar las piernas. Luego de cada ronda, un par de centímetros de la caja se cortan, y la diversión comienza de nuevo.

3. Las escondidas. Un juego clásico que se vuelve diferente cuando el lugar para esconderse es la casa y quienes juegan son quienes viven ahí.

Para darle un giro diferente se puede jugar de noche, se pagan las luces y cada miembro de la familia tiene que usar una lámpara de mano. Cómo es más difícil encontrar a quienes se esconden en la oscuridad, quienes se esconden deben encender la lámpara por algunos segundos para que quien los busca tenga una pista de dónde los puede encontrar.

4. Baila al son de la canción. Este es el único juego de la lista que incluye tecnología, pero todos se divertirán al ver a sus familiares imitar el baile de una danza rusa, un rock and roll o el chachachá. Cada miembro de la familia, incluso los papás puede participar en este juego. Es muy divertido cuando el padre se da cuenta de que está compitiendo en contra de su hija de cinco años para obtener la mayor puntuación.

5. Basta. Es bastante sencillo y puede involucrar a los niños más pequeños que pueden jugar con un adulto. En primer lugar, se eligen 10 categorías (más o menos) y se escriben en la parte superior de una hoja de papel.

Estas pueden ser vegetales, nombres, marcas, países y así sucesivamente. El primer jugador elige una letra al azar. Cada jugador tiene un minuto para pensar en algo para cada categoría que comienza con esa letra. Al final de cada ronda se suman las puntuaciones, pero sólo gana un punto si nadie más escogió la misma respuesta que usted.

La lista de juegos que se pueden hacer en familia es extensa. De hecho pueden ser juegos de mesa, como loterías, dominó, Monopolio, Uno u otros similares. La parte más importante de estos es que todos están involucrados: jugar es una parte fundamental del crecimiento de los hijos y de la felicidad familiar. Todos pueden divertirse y unirse más: La familia que juega unida, permanece unida. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación