Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ex-Cibeles se rinde ante la colección de Alvarno

Por segundo año consecutivo la propuesta del dúo fue la mejor colección de la Madrid Fashion Week

Sofisticadas botas de ante rojo y negro por encima de la rodilla sobresalen en Alvarno. foto edh

Sofisticadas botas de ante rojo y negro por encima de la rodilla sobresalen en Alvarno. foto edh

Sofisticadas botas de ante rojo y negro por encima de la rodilla sobresalen en Alvarno. foto edh

El jurado de la Madrid Fashion Week reconoció por unanimidad el imaginario creativo y trabajo del dúo Alvarno con el premio a la mejor colección de la pasarela, una propuesta de "lujo cañero", con matrícula de honor, y muy por encima de la media.

El tándem, formado por Álvaro Castejón y Arnaud Maillard, se comió la pasarela con una colección sofisticada que exhala energía y provocación, y que precede a la colección para Azzaro incluida en la programación de la semana de Alta Costura de París.

"Si estás trabajando y disfrutas con ello eres capaz de hacer tantas cosas", argumenta Álvaro Castejón, que junto con su compañero de viaje, rubrican al año, cuatro colecciones de mujer –dos de Azzaro y dos de su firma–, dos de hombre –para la firma francesa–, y pronto, verá la luz una colección de novias con tintes de alta costura.

Con la propuesta presentada ayer en la ex-Cibeles han roto moldes. "Queríamos salir de la zona de confort. No vale con hacer algo que funciona y estancarse, hay que evolucionar", reivindica Arnaud.

Combinaron tejidos tan dispares como el neopreno o la lana cocida, y estampados diametralmente opuestos como los cuadros escoceses y el 'print' animal. Un trabajo de máxima creatividad, en el que erigieron estilismos con más de 10 capas sin que apenas se notara.

En un equilibrio y armonía, de tintes barrocos y estética apache, el público se rindió y quedó boquiabierto tras un desfile que lanzó a bocajarro maravillosos vestidos y abrigos joya, unos partidos por cremalleras y otros confeccionados con cuadros escoceses y aplicaciones de cristal, arropados con bufandas XXL.

Subiendo más el voltaje del desfile, modelos como Amanda Moreno –premiada como mejor modelo de esta edición–, desfilaron con unas sofisticadas botas de ante rojo y negro por encima de la rodilla, ideadas por Maillard y Castejón, que comenzaron a trabajar a las órdenes de Karl Lagerfeld y que no conciben una colección sin complementos.

Frente a este rompe y rasga, llegó la explosión de color de Agatha Ruiz de la Prada, con una colección "más de costura" que otros años, pero que de lejos, desprende su estética tradicional de corazones y estrellas. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación