Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estoy debajo del peso normal ¿Qué hago?

Tanto el sobrepeso como un peso bajo son dañinos para la salud.

ctv-05b-peso

Aunque para la mayoría de la población el tema es sobrepeso, hay quienes se enfrentan a la balanza por la situación contraria, su peso está por debajo de los indicadores saludables.

Según Ana Cristina Gutiérrez, asesora nutricional Herbalife, tanto el sobrepeso como el bajo peso representan el mismo nivel de riesgo para la salud.

La nutricionista asegura que el cuerpo va dando diferentes señales para alertar que no está recibiendo la cantidad necesaria de nutrientes para un buen funcionamiento. Palidez, somnolencia, un vello fino (lanugo) en todo el cuerpo, ausencia del periodo menstrual y uñas y cabello quebradizos, son algunos de los síntomas que podrían indicar un peso por debajo de lo normal.

La línea más delgada se dibuja cuando hablamos de normal, porque según la nutricionista el término normal es diferente en cada persona. Señala que el indicador más cercano es el Índice de Masa Corporal (IMC), este parámetro relaciona el peso en kilogramos con la talla en metros, si este indicador está por debajo de 18.5 significa que la persona se encuentra con déficit de peso.

A nivel individual, el IMC puede usarse como un método de detección, pero no sirve para diagnosticar la grasa corporal ni la salud de las personas, para ello usted debe acudir al médico o nutricionista.

Gutiérrez indica que una persona que recibe diariamente menos nutrientes de los que necesita, tendrá poca fuerza física, menos agilidad debido a la pérdida de masa muscular, un sistema inmune débil con menos defensas, posiblemente note una caída importante de cabello y podría sufrir también de una desmineralización de sus huesos.

La nutricionista indica algunas herramientas básicas que pueden ser de utilidad para evitar un bajo peso:
Mantenga horarios de comidas estrictos, valore la opción de usar suplementos nutricionales, aumente el consumo de grasas saludables como aguacate, aceite de oliva, mantequilla, margarinas o mantequilla de maní, etc.
Aumente poco a poco las porciones que consume y la variedad de comidas que ingiere.
También incluya como parte de un estilo de vida saludable el ejercicio físico, iniciando con baja intensidad hasta moderada. Esto ayudará también al aumento de apetito y al incremento de masa muscular.—EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación