Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Esperan corregir patologías mentales tras “mapear” la actividad cerebral

Este proyecto permitirá también entender cómo funciona el cerebro, un objetivo perseguido por los neurobiólogos desde hace un siglo. 

ctv-5rm-brain-ok

A colored 3-D MRI scan of the brain's white matter pathways traces connections between cells in the cerebrum and the brainstem. | Foto por elsalv

El neurobiólogo español Rafael Yuste, asesor del proyecto Brain Activity Map, avalado por la Administración Obama, dijo que cuando se consiga “mapear” la actividad cerebral de los humanos se podrán desarrollar técnicas para alterarla y corregir patologías mentales y neurológicas. 

El también catedrático de la Universidad de Columbia participó en el encuentro entre científicos y estudiantes de Secundaria del País Vasco.

Según explicó, el proyecto Brain se plantea a un plazo de 10-20 años y dispondrá de una inversión “histórica” de 5.000 o 6.000 millones de dólares, pagados por el contribuyente estadounidense a través de dotaciones anuales del Congreso. 

Destacó que en EE.UU. los dos grandes partidos -Demócrata y Republicano- están de acuerdo en financiar estos grandes proyectos porque sienten la “responsabilidad histórica” de solucionar el problema del incremento de las enfermedades mentales como la esquizofrenia y las neurológicas como el Alzheimer, la epilepsia o el autismo. 

La investigación, que incorpora al campo de la neurobiología a físicos, ingenieros o matemáticos, está poniendo en la actualidad “los cimientos de una casa, cuyo tejado, construido quizás por generaciones posteriores, será curar a estos enfermos”. 

Este proyecto permitirá también entender cómo funciona el cerebro, un objetivo perseguido por los neurobiólogos desde hace un siglo y que se considera el “gran desafío científico”, precisó Yuste. 

La sociedad también resultara beneficiada ya que, según mantuvo, conocer el funcionamiento del cerebro conlleva conocer cómo se genera la mente. 

“Será revolucionario y tendrá repercusiones en los sistemas legal y ético, en la organización de la sociedad, en la educación... el proyecto Brain no cambiará todo, pero pondrá la máquina en marcha para que las generaciones siguientes puedan lograr ese conocimiento y el conocimiento siempre trae más liberad y más respeto”, dijo. 

Rafael Yuste también animó a la sociedad a que sea consciente de que la vida actual está basada en el trabajo desarrollado en el pasado por científicos y que, por ello, hay que financiar, ayudar y apoyar a la ciencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación