Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

5 errores que cometen las personas muy inteligentes

Pese a tener alto coeficiente intelectual, las personas consideradas "inteligentes" pueden caer en estos terribles errores

5 errores que cometen las personas muy inteligentes

Considero que la "inteligencia" es un tema relativo. Si bien existen ciertos exámenes que arrojan puntajes que se traducen en esta etiqueta, sin duda la verdadera inteligencia radica en cómo reaccionan los seres humanos ante las situaciones complejas de la vida. 

La inteligencia y la felicidad Partiendo de esta reflexión —de la cual sería interesante externaras tu opinión—, es difícil hablar de quién es inteligente y quién no. Sin embargo, sí hay factores y actitudes que determinan la manera en que una persona demuestra mayor raciocinio, que otras.

Alguien puede ser muy “exitoso”, pero si esa búsqueda del éxito lo va aislando de sus seres queridos, ¿en realidad está ejerciendo su inteligencia? O una persona puede ser sumamente hábil (para mentir, para robar, para manipular a los demás). ¿Está siendo inteligente?

Finalmente, también están esas personas que se pasan la vida afinando y desafinando su violín, hasta que, cuando están listos para tocar, es porque ya terminó el concierto. Vaya, la inteligencia es saber servir a los demás. Es ser feliz, haciendo felices a quienes nos rodean, tomando decisiones y acciones oportunas para alcanzar esa felicidad.

Al tomar en cuenta esto último, quiero exponer cinco errores que llegan a cometer las personas "inteligentes". Quizá alguno de éstos pueda estar entre tus acciones diarias y puede impedirte evolucionar de modo favorable en el plano laboral o personal. 

1. Indecisión Se trata de equilibrio 
Existe una delgada línea entre ser arrebatado y hacer todo de manera impulsiva, y evaluar entradas o salidas. Hay que reducir el tiempo entre el pensar y el hacer; mi idea es que si pasa por tu cabeza tres veces, entonces es viable. 

2. Sumisión Insisto 
No se trata de llegar a la anarquía, sino de tener confianza en uno mismo y de mostrar carácter. ¿Cuántas veces no has tenido una idea genial, pero por temor o "respeto" a tus superiores, te la has guardado? En ocasiones es necesario hablar fuerte e imponer ideas, claro, sin llegar a la grosería; ahí también radica la inteligencia. 

3. Falta de esfuerzo 
Las personas talentosas en ocasiones se dejan devorar por el ego. Esto significa que en lugar de trabajar y esforzarse por algo, creen que por tener un "don" especial (el de la inteligencia) entonces las oportunidades tocarán a la puerta. Creo que la frase del Tío Ben (de El Hombre Araña), aplica de maravilla en este punto: "Un gran poder trae consigo una gran responsabilidad". 

4. Soberbia 
Otro golpe directo al ego: ser inteligente no significa que se tiene el conocimiento de todo lo que pasa a nuestro alrededor. Buscar tener siempre la razón provoca, además de peleas a veces innecesarias, una presión constante por no fallar, lo cual es de lo más humano. También impide escuchar otras ideas o puntos de vista, lo cual limita considerablemente el desarrollo de la persona o el proyecto. 

5. No reconocer limitaciones 
O exceso de confianza, que es lo mismo. La persona inteligente tiene que saber exactamente en dónde puede explotar sus capacidades, esto, después de probarse a sí mismo. ¿Te consideras una persona inteligente? Entonces predica con el ejemplo, siempre con serenidad y paciencia en tu día a día.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación