Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entrenan perros para acompañar a niños epilépticos

Los animales alertan a la familia sobre los ataques, guían a los infantes para que no se caigan y les dan un poco más de libertad.

Alyssa Howes y Flint, un perro de servicio que permite que se sienta cómoda en el parque, la escuela y restaurantes.

Alyssa Howes y Flint, un perro de servicio que permite que se sienta cómoda en el parque, la escuela y restaurantes.

Alyssa Howes y Flint, un perro de servicio que permite que se sienta cómoda en el parque, la escuela y restaurantes.

Cuando Alyssa Howes tenía 4 años perdió la vista y empezó a tener ataques epilépticos, hasta 20 por día.

Durante años, la abuela permanecía en la habitación de la niña durante la noche para vigilar sus ataques. Pero eso ya no fue necesario hace tres años, cuando Alyssa recibió un regalo inusual para un niño pequeño: un perro de servicio llamado Flint.

Cuando llegó el perro labrador, la vida cambió para la familia de Alyssa, que vive en el área de Los Ángeles. Permite que la niña de 11 años lleve una vida más normal alertando a la familia sobre los ataques, guiándola para que no se caiga y permitiéndole un poquito más de libertad.

"Le proporciona una compañía para disfrutar de los momentos en que ella hace lo que le gusta", dijo su madre, Juliette Palomaki. "Y si ella tiene un mal día, lo llama y permanecen juntos".

Pero no hay suficientes perros entrenados para niños con epilepsia, autismo y otras incapacitaciones, apuntó Karen Shirk, fundadora de 4 Paws for Ability, una organización sin fines de lucro que cría y entrena perros de servicio. Otras agencias entrenan perros específicamente para ayudar a las personas que padecen ataques. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación