Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Semana de la moda París

Elegancia tecnológica en París

El clasicismo tecnológico de Loewe e Issey Miyake, que aplican las últimas tecnologías a sus diseños y la despedida de Alexander Wang de Balenciaga marcaron hoy la jornada de desfiles de París. 

ctv-1j9-semana-de-la-moda-de--13331189

En su tercer desfile para Loewe, el británico Anderson quiso continuar explorando en textiles y materiales para que la marca siga siendo una tendencia innovadora. 

Para la próxima temporada primavera-verano, Loewe propuso a la mujer con pantalones transparentes, futuristas, que se llevan con las prendas más clásicas, como jerséis de puntos o chaquetas cargadas de cristales de espejo o estampadas con el logo de la firma. 

"Hemos trabajado muy duro en el desarrollo de las pieles y en las texturas", explicó a Efe Anderson tras el desfile. "Quiero que esta marca refleje la energía que a mí me transmite España", agregó. 

También Issey Miyake presentó una colección donde los materiales se convirtieron en el centro de atención. Colores muy tropicales en asombrosos diseños de aspecto arrugado hechos, en realidad, de papel a partir de una técnica innovadora conocida como "Baker stretching". 

Su diseñador, Yoshiyuki Miyamae, contó tras el desfile que este nuevo proceso funciona como "el pan en el horno", un pegamento especial se imprime sobre el tejido, que al introducirse en el horno, a altas temperaturas, toma forma y fija el plisado sobre la prenda. 

"Hemos querido mantenernos simples en las formas y centrarnos en los detalles, como los materiales que hacen pensar en las flores tropicales", explicó Miyamae. 

Así, simples camisetas parecen ser jerséis espesos, como la lana, aunque también faldas, vestidos y bolsos siguen el mismo proceso en un abanico de colores veraniegos como el verde, el azul o el rosa. 

El último desfile fue de Alexander Wang para Balenciaga, una unión que comenzó hace tres años y cuyo contrato la compañía Kering, propietaria de la firma, ha preferido no renovar. 

Quizás como símbolo de que no guarda rencor por esta ruptura, Wang presentó una colección completamente en blanco, uno de los colores favoritos de Cristóbal Balenciaga, con vestidos lenceros, pantalones estilo pijama y "slippers" abiertas por delante. 

Una propuesta con aires deportivos, como gustan a Wang, pero mucho más trabajada en la costura que habitualmente. El diseñador volverá a dedicarse de lleno a su marca personal, mientras que Balenciaga aún no ha anunciado quién tomará las riendas de la "maison" del diseñador de Getaria.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación