Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La elegancia juvenil de la Gran Manzana

[Semana de la Moda de Nueva York] Sofisticada pero cómoda es la propuesta de Victoria Beckham para el otoño-invierno 2015/2016. Idan Cohen, Lacoste y Alexander Wang también mostraron sus colecciones.

La elegancia juvenil de la Gran Manzana

La elegancia juvenil de la Gran Manzana

La elegancia juvenil de la Gran Manzana

Un espectáculo elegante, pero cómodo fue el que ofreció ayer la diseñadora británica Victoria Beckham en la Semana de la Moda de Nueva York.

Las faldas asimétricas y vestidos por debajo de la rodilla sobresalen en la colección de la modista, quien propone botas de media pierna, perfectas para caminar a través de la nieve del invierno.

Asimismo, la británica decantó por los abrigos de piel de oveja en azul marino de gran tamaño, los cuales mezcló con gruesos suéteres de gran tamaño con mangas de estilo globo en tonalidades nude y azul marino.

Otro de los diseñadores internacionales que se presentaron este fin de semana en la pasarela de la Gran Manzana fue el israelí Idan Cohen, quien optó por las transparencias en sus prendas.

Los vestidos largos con grandes cortes al frente y que dejan ver las piernas de las modelos predominaron en la colección de Cohen.

Por su parte, Alexander Wang apostó por el negro, proponiendo una estética punk-metal a destiempo, llena de tachuelas, cremalleras, cadenas y pelo alborotado.

Al final de su desfile dejó ver algunos vestidos de transparencia en cota de maya repuntadas con charol negro y unas hombreras de pieles sobre una chaqueta metalizada.

Por su parte, la apuesta siempre deportiva de la marca del cocodrilo volvió a los orígenes de su fundador, el tenista René Lacoste, y ofreció su mejor juego devolviendo a la cancha, en un firme revés de sofisticación, el polo, el chándal, las cintas en la cabeza o la falda plisada.

"René did it first" (René lo hizo primero) es el emblema de esta colección, en la que el portugués Felipe Oliveira Baptista tira de archivo y homenajea al creador de la firma.

El eje temporal se rompe y las referencias de la época primigenia de Lacoste se mezclan con otros iconos de los 80, como John McEnroe a veces sobre la pista, con su polo y su cinta para frenar el sudor, a veces ya más abrigado para recoger la ensaladera de Wimbledon.

Las líneas geométricas de la cancha se convierten en bolsillos o en estampados sobre una gabardina y la deportividad de Lacoste, de cara al invierno, no se acompleja al plisar sus faldas en tejido chándal, al abrigar en largo la ropa puramente deportiva o incluso al apostar por voluminosas lanas de color tabaco.

La colección rompe con el homenaje retro: la manga en trampantojo en chaquetas, blazers y abrigos, en la que se rompe la aerodinámica del tenis para dar paso a la retórica del estilo. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación