Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dotcom, el rostro público de la piratería y su duelo con la ley

El creador de Megaupload podría iniciar el proceso de extradición hacia Estados Unidos esta semana.

Kim Dotcom

Un tribunal neozelandés desestimó esta semana la petición del fundador del clausurado portal Megaupload, Kim Dotcom, para aplazar su juicio de extradición a Estados Unidos por supuesta piratería informática y otros delitos, informó la prensa local.   

El juez del distrito de Auckland, Nevin Dawson, decidió que el juicio de extradición del informático alemán, que comenzó el lunes pasado con una vista centrada en aspectos del procedimiento, debe reanudarse hoy jueves, según la agencia local NZN.

Dotcom y sus compatriotas Mathias Ortmann y Finn Batato, así como el holandés Bram van der Kolk, todos ellos exdirectivos de Megaupload, presentaron varios recursos pidiendo el aplazamiento o suspensión del juicio, que desde su detención hace tres años ha sido pospuesto una decena de veces.
Los acusados alegaron que no han podido acceder a sus fondos congelados para poder costear los gastos de expertos y abogados en EE.UU. y que la Fiscalía incurre en conflicto de intereses al representar a la Policía neozelandesa y al Gobierno estadounidense.

Pero el juez Nevin Dawson decidió que las reclamaciones deberán analizarse durante el juicio de extradición en sí, al considerar que el resultado de sus solicitudes no se verá perjudicado por el proceso y los acusados siempre tendrán la opción de apelar.

Dotcom y sus tres socios fueron detenidos en la mansión del informático a las afueras de Auckland, en Nueva Zelanda, en enero de 2012 como parte de un vasto operativo internacional orquestado por el FBI en el que se cerró Megaupload, se congelaron las cuentas de los acusados y se confiscaron sus bienes.

El juez Nevin Dawson deberá determinar si se debe extraditar a Estados Unidos a los cuatro informáticos, quienes se encuentran en libertad condicional, para que sean juzgados en un caso seguido de cerca por la industria cinematográfica y discográfica de ese país.
Megaupload llegó a tener 50 millones de usuarios y a representar el 4 por ciento del tráfico mundial de Internet.

Hasta ahora, el programador estonio Andrus Nomm, es el único de los siete miembros Megaupload imputados que ha sido condenado por la justicia estadounidense, después de que un tribunal de ese país le impusiera una pena de menos de un año de cárcel tras admitir su participación en la violación de los derechos de autor.


El dilema
El panorama no pinta fácil para Dotcom ni sus colegas. Los abogados auguran que este será un proceso largo y desgastante para todos los involucrados.
“Este caso no se centra en mí, sino en cuánto control damos a las empresas estadounidenses y al Gobierno estadounidense sobre Internet”, dijo esta semana Dotcom en su cuenta de Twitter.

Según han publicado varios medios internacionales, el proceso de extradición podría durar por lo menos cuatro semanas, y estará marcado también por la presentación del análisis de un experto estadounidense sobre derechos de autor que impugna las bases legales de la acusación formulada por las autoridades de su país.

Sobre el caso también se ha pronunciado, Lawrence Lessing, profesor de derecho de la Universidad de Harvard y candidato presidencial en Estados Unidos. “El caso se apoya en una recolección de hechos de múltiples fuentes que han sido organizados para crear una impresión de coherencia y contenido”, expresó recientemente.

Para Lessig, las acusaciones y evidencias publicadas por el departamento de Justicia de Estados Unidos “no cumplen con los requerimientos necesarios para apoyar un caso ‘prima facie’ (con indicios razonables) que sea reconocido por las leyes federales estadounidenses”, citó el diario español La Vanguardia.
Dotcom es un personaje polémico que con frecuencia publica sus opiniones a través de Twitter.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación