Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La dieta mediterránea aumenta el colesterol bueno

Los niveles de colesterol HDL suben si se ingieren verduras, frutas, pescado, carnes blancas, frutos secos y aceite de oliva

Un 10 % es lo que sube el nivel de colesterol bueno en las personas con esta dieta. Foto EDH

Un 10 % es lo que sube el nivel de colesterol bueno en las personas con esta dieta. Foto EDH

Un 10 % es lo que sube el nivel de colesterol bueno en las personas con esta dieta. Foto EDH

El seguimiento habitual de una dieta mediterránea está asociado a un mejor perfil lipídico del plasma, ya que proporciona una mayor concentración de colesterol HDL, conocido también como "colesterol bueno", en concreto, un 10 % más. Así lo refleja un estudio realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

Tal y como informa la Sociedad Española de Cardiología, los investigadores identificaron los principales patrones alimentarios de la población española actual para posteriormente analizar su asociación con el perfil plasmático (colesterol total, el HDL, el LDL y los triglicéridos).

El objetivo era mostrar la relación entre la alimentación y la aparición posterior de placas adiposas en las arterias en su etapa subclínica, es decir, antes de que se manifestaran los signos de daño vascular.

Así, realizaron un análisis transversal de los datos obtenidos de 1,290 participantes sobre los cuales se analizó la información dietética obtenida a través de un cuestionario de frecuencia alimentaria que cuantificaba el consumo habitual de 136 productos durante doce meses.

A través de este análisis, se identificaron dos perfiles de dieta muy diferenciados.

El grupo que fundamentalmente seguía un patrón de dieta mediterránea, basada en el consumo habitual de verduras, frutas, pescado, carnes blancas, frutos secos y aceite de oliva; y, por el otro, el grupo con un perfil más asociado al patrón de dieta occidental, rica en carnes rojas, comida rápida, productos lácteos y derivados de cereales refinados.

Con esta información, los investigadores evaluaron, a través de muestras de sangre, la asociación entre dieta y diversos marcadores intermedios de riesgo cardiovascular.

Los datos revelaron que los participantes que siguieron una dieta más asociada a la mediterránea presentaban cifras de colesterol HDL mayores que los participantes con mayor adhesión al patrón de dieta occidental (54.8 mg/dl frente a 49.9 mg/dl).

Así, entre los individuos que siguen más de cerca uno u otro patrón dietético hay una diferencia de 5 mg/dl, aproximadamente un 10 % de diferencia en los niveles de colesterol HDL. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación