Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desarrollan dispositivo implantable para controlar reaparición del cáncer

El pequeño aparato puede advertir de la reaparición del cáncer de mama en pacientes e incluso frenar su propagación.

ctv-h94-cancer-de-mama

Breast Cancer | Foto por elsalv

Un equipo científico de la Universidad de Michigan (EE.UU.) ha desarrollado un pequeño dispositivo implantable que puede advertir de la reaparición del cáncer de mama en pacientes e incluso frenar la propagación de la enfermedad a otros órganos, informó hoy el centro educativo.

La Universidad de Michigan indicó en un comunicado de que el dispositivo, que se asemeja a una esponja, atrae a las células de cáncer en el torrente sanguíneo durante las primeras etapas de los tumores de recurrencia de cáncer, antes de que formen tumores en otras partes del cuerpo.

Las pruebas con ratones de laboratorio han mostrado que el aparato, hecho de un material que ya es ampliamente utilizado en suturas quirúrgicas y se disuelve con el tiempo, atrae números detectables de células cancerosas antes de que sean visibles en otro lugar.

El estudio, cuyos resultados se han publicado en la revista Nature Communications, indica que las células cancerosas se diseminan a los pulmones un 88 % más lentamente en los ratones que recibieron los implantes subcutáneos que en los que no los recibieron.

Los médicos podrían controlar en las personas que han padecido cáncer de mama la recurrencia de la enfermedad a través de una exploración no invasiva gracias a estos dispositivos, que también tienen el potencial de usarse como una medida preventiva en los que están en alto riesgo de esta patología, agregó la Universidad.

"El cáncer de mama es una enfermedad que puede reaparecer durante un largo período en la vida de un paciente, y a menudo es muy difícil de detectar una recurrencia hasta que el cáncer se establece en otro órgano", afirmó la doctora Jacqueline Jeruss, profesora asociada de cirugía en el Centro Integral del Cáncer de la Universidad de Michigan.

"Algo como esto podría controlarse durante años y podríamos utilizarlo como un indicador temprano de recurrencia", agregó.
La idea del dispositivo nació a partir del conocimiento de que las células cancerosas no se propagan de forma aleatoria, sino que son atraídas a áreas específicas dentro del cuerpo, dijo Jeruss.

El cáncer afecta al sistema inmunológico y las células inmunes del paciente se reúnen en órganos específicos para prepararlos para la llegada de las células cancerosas. Las células inmunes actúan entonces como un faro en el cuerpo que atrae el cáncer a esa ubicación.

En esencia, el equipo ha construido un faro más brillante, informó el centro universitario.

"Nos propusimos crear una especie de señuelo, un dispositivo que es más atractivo para las células de cáncer que otras partes del cuerpo del paciente", dijo por su lado Lonnie Shea, profesor de bioingeniería e ingeniería química en la Universidad de Michigan.
"Actúa como un canario en la mina de carbón. Y al atraer las células cancerosas, las dirige lejos de órganos vitales", añadió.

Cuando el dispositivo se implantó debajo de la piel de los ratones en el estudio, sus sistemas inmunes comprometidos con cáncer respondieron como lo harían a cualquier objeto extraño: enviando células para atacar al intruso.

Las células cancerosas fueron atraídas por las células inmunes en el dispositivo, donde echaron raíces en pequeños poros diseñados para ser hospitalarios con ellos.

El estudio también encontró que las células capturadas por el implante no se agruparon en un tumor secundario, como lo harían normalmente.
"Nos sorprendió francamente el ver que las células cancerosas parecieron dejar de crecer cuando llegaron al implante", dijo Shea.
"Vimos las células individuales en el implante, no una masa de células, como verías en un tumor, y no vimos ninguna evidencia de daño al tejido circundante", explicó.

El equipo está evaluando tecnologías de escaneo no invasivas que podrían ser utilizados para controlar el dispositivo, que en el caso de los humanos podría ser un poco más grande que el borrador de un lápiz.

Si bien es probable que aún pasen varios años para su uso en pacientes, Shea cree que la tecnología podría ser utilizada para otros tipos de cáncer, incluyendo páncreas y cáncer de próstata.

El equipo está trabajando ahora para comprender mejor por qué las células cancerosas son atraídas a las áreas específicas del cuerpo y por qué son tan fuertemente atraídas por el dispositivo, lo que podría dar una nueva visión de cómo se expande el cáncer y cómo detenerlo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación