Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A cuidar del medio ambiente

Proteger el ecosistema es apremiante, la naturaleza nos lo está pidiendo y estamos a tiempo de rescatarlo de la depredación

La reforestación es una acción primordial a fomentar en las nuevas generaciones para poder revertir el daño ecológico.Fuente: Fondo Ambiental para El Salvador, FONAES. Estudio del banco mundial, 2007.

La reforestación es una acción primordial a fomentar en las nuevas generaciones para poder revertir el daño ecológico.Fuente: Fondo Ambiental para El Salvador, FONAES. Estudio del banco mundial,...

La reforestación es una acción primordial a fomentar en las nuevas generaciones para poder revertir el daño ecológico.Fuente: Fondo Ambiental para El Salvador, FONAES. Estudio del banco mundial, 2007.

No es novedad que el medio ambiente está en una situación preocupante, la naturaleza nos sorprende con huracanes, inundaciones y granizos de gran tamaño.

Todos nos quejamos del aumento de la temperatura, de los desastres por lluvias o de la calidad del aire que respiramos, pero ¿realmente sabemos a lo que nos estamos enfrentando?

La importancia de proteger los recursos naturales que nos quedan es apremiante, y esto es responsabilidad de cada uno, porque en resumen estamos al borde del "punto de no retorno".

Todas las acciones que realizamos tienen un impacto directo en el medio ambiente, desde lo que compramos, cómo lavamos, cómo nos deshacemos de los desechos, actividades que pueden parecer triviales en su conjunto crean las condiciones ambientales que hoy tenemos.

El punto de partida es la educación de todos, y el asumir la responsabilidad personal del peso que nuestras acciones tienen sobre el medio ambiente, una bolsa tirada a un tragante puede ser el punto para generar una inundación en la próxima tormenta.

Acciones a ejecutar

Uno de los principales problemas es el control de la basura y de los desechos de todo tipo que se botan en calles, en espacios abiertos como áreas verdes, bosques, ríos, lagos, playas, además de los problemas de poca capacidad de las tuberías de aguas negras, de los drenajes y alcantarillas de calles y zonas muy pobladas.

"Los 273 habitantes por kilómetro cuadrado hacen de El Salvador, el país más densamente poblado, solamente superado por países del Caribe", señala el reporte "Análisis Ambiental de País, Mejorando la Gestión Ambiental para Abordar la Liberalización Comercial y la Expansión de Infraestructura", marzo de 2007, emitido por la dirección de Estadísticas y Censos de la república de El Salvador.

La principales ciudades del país están sobrepobladas y lo primordial es el hacer conciencia para evitar la contaminación, desde enterrar desechos tóxicos o botar basura en cualquier parte, tirarla desde el vehículo en camino, por mencionar algunas "malas costumbres".

Los recursos en el territorio salvadoreños son cada vez más limitados y la realidad está obligando a darnos cuenta que, para garantizarnos un futuro mejor, es necesario tomar en serio la reforestación hasta que permita revertir los daños hechos al medio ambiente.

Para todo hay un equilibrio, y si talamos árboles, lo lógico es sembrar uno a cambio, de lo contrario se generarán procesos dañinos para la producción agrícola como la erosión de los suelos fértiles, el aumento del rebalse de los ríos y la impermeabilización serán parte de cada invierno.

Un poco más de conciencia ambientalista se ha venido dando desde que muchas personas están utilizando productos a favor del ecosistema que son biodegradables, como jabones, champús y bolsas reciclables, entre otros.

Cuido de recursos

El cuidar las zonas de recarga acuífera y zonas con buenos suelos para producción agrícola es primordial, el valorar y mantener un suelo cultivable, evitando los procesos de erosión y desertificación que se están dando en el país a gran escala, son importantes para tomar en cuenta.

Es imprescindible mejorar los métodos de producción y garantizar la sustentabilidad alimentaria de los salvadoreños para no depender de importaciones de productos agrícolas de los países vecinos, para esto es necesario que cada individuo tome medidas desde su realidad y comenzar a cuidar de los pulmones que existen.

Es importante estar consiente del costo ecológico que puede significar quedarse sin agua en pocos años, o el costo para el bolsillo de todos el estar importando productos que fácilmente pueden producirse en el país.

Según datos de Banco Mundial, en el caso de la cobertura vegetal de El Salvador solo permanece el 2 % de bosques, y un 36.21 %, tomando en cuenta las áreas con arbustos y zonas cafetaleras, esto según datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). De este total Procafe dice que el 88.8 % es bosque cafetalero.

Ante esto se puede decir que El Salvador está a tiempo si fomentamos en la familia, vecinos y amigos, actividades de rescate del ecosistema para mejorar nuestra calidad de vida y la de las futuras generaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación