Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Cuidado! La ciencia indica que ser padre engorda

El sobre peso afecta tu salud. Aquí te digo qué puedes hacer para evitarlo.

¡Cuidado! La ciencia indica que ser padre engorda

Un estudio de la Universidad de Northwestern en los Estados Unidos, publicado en la American Journal of Men's Health (la revista de salud para hombres en los Estados Unidos), afirma que los hombres que se vuelven padres, vivan o no con sus hijos, aumentarán de 1 hasta 2 kilos de peso.

El trabajo evaluó a 10 mil hombres y los analizó desde que los eran jóvenes con bebés en casa, hasta que pagaban manutención a sus ex parejas para sus hijos. Los científicos de esa casa de estudios explican que los hombres que miden un metro con 80 centímetros (promedio) y que viven con sus hijos, engordaron hasta dos kilos después de que fueron papás, en tanto que los que no viven con sus hijos engordaron únicamente un kilo y medio.

Científicamente lo anterior se traduce en un aumento del 2.6 por ciento en el índice de masa corporal (IMC) para los primeros y del 2 por ciento para los segundos. Por el contrario, los hombres que no tienen hijos, perdieron hasta 600 gramos durante diversos períodos. 

Por qué ser papá "engorda" Craig Garfield, externando preocupación por este aumento de peso, explica que hay muchos factores que influyen en el fenómeno, desde la edad, el lugar donde viven y hasta la religión: "La paternidad puede afectar la salud de los padres jóvenes. Cuanto más peso suman los padres y cuanto mayor sea su IMC, mayor es el riesgo que tienen de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer".

Pero tampoco hay que echarle mucha ciencia al asunto, o al menos eso creo yo. Cuando uno es padre los hábitos cambian y realmente a nadie le enseñan qué debe de hacer: "Se tienen nuevas responsabilidades cuando se es padre y ya no hay tanto tiempo para cuidar de sí mismo, mediante el ejercicio, de la manera que se hacía antes.

La familia se convierte en la prioridad". Esto último es cierto, pero también se debe considerar que el ser padre e iniciar una familia es una excelente oportunidad para cambiar y mejorar nuestros hábitos. Se puede hacer precisamente en conjunto y de modo que todos participen. Lo importante es que, si bien a partir de ahora tenemos ya un pretexto para justificarnos, de igual forma nos sirve para poner más atención en los temas de salud.

Un padre enfermo por diabetes o por otras de las linduras que provoca el sobrepeso, puede dejar sin protección a los niños pequeños y eso, visto desde cualquier ángulo, no es para nada agradable. Decídete a no formar parte de esa estadística y elabora un plan nutricional y de ejercicios, idealmente con la ayuda de un especialista. Recuérdalo: de tu estado de salud depende, en buena medida, la estabilidad y porvenir de tu familia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación