Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuando la sinusitis se vuelve crónica

En primera instancia se trata con antibióticos, esteroides nasales u orales, o un enjuague con solución salina

Si padece sinusitis no se automedique, y menos antibióticos. Esto podría empeorar los síntomas.

Si padece sinusitis no se automedique, y menos antibióticos. Esto podría empeorar los síntomas.

Si padece sinusitis no se automedique, y menos antibióticos. Esto podría empeorar los síntomas.

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales, que son los espacios huecos llenos de aire en el cráneo y huesos faciales alrededor de la nariz. 

De acuerdo con la doctora Devyani Lal, otorrinolaringóloga de Mayo Clinic en Scottsdale, Arizona, la sinusitis crónica se desarrolla cuando la inflamación dura más de 12 semanas. El análisis implica una visita al otorrinolaringólogo o médicos de oídos, nariz y garganta, para que examine los senos paranasales. 

La mayoría de casos de sinusitis crónica se controla con terapia médica, pero cuando los síntomas o la inflamación no responden a la terapia, puede ser necesaria una cirugía. "El objetivo del tratamiento es restablecer la salud y funcionamiento de los senos paranasales", explica Lal. 

Los síntomas 

Generalmente son parecidos a la gripe, afección que suele ser producto de una infección viral y que a menudo se presenta acompañada por catarro o congestión nasal, estornudos, dolor de garganta, ojos acuosos y fiebre. Este tipo de sinusitis viral aguda normalmente dura entre siete y 10 días. 

"En raras ocasiones, se puede contraer una infección bacteriana a consecuencia de una gripe, lo que deriva en sinusitis bacteriana aguda. Cuando eso ocurre, los síntomas de la gripe empeoran después de siete a 10 días y podría presentarse secreción nasal de color amarillo o verde, dolor en la cara o dientes y fiebre", aclara la profesional. 

La sinusitis aguda dura hasta cuatro semanas, pero cuando los síntomas continúan por más de 12 semanas, se puede sospechar de una sinusitis crónica. No obstante, algunos casos pueden desarrollarse sutilmente, sin una infección viral que la preceda. 

En el caso del tipo crónico, el revestimiento interno de los senos paranasales, llamado mucosa, se inflama e hincha. A pesar de que los síntomas generalmente no incluyen fiebre, sí puede haber secreción nasal espesa de color generalmente verde o amarillo, junto con congestión nasal. 

Además, puede suscitarse un dolor sordo o presión en las mejillas, ojos, frente o parte posterior de la cabeza. "Los sentidos del olfato y del gusto también pueden disminuir, y a veces, cuando la inflamación es muy fuerte, pueden formarse pólipos en la nariz. Estos llenan las vías nasales y pueden ocasionar problemas para respirar por la nariz, secreción y cierto mal olor", agrega. 

En la evaluación, añade Lal, el otorrinolaringólogo realiza con una cámara un examen conocido como endoscopia nasal. A fin de realizar el examen, se introduce a través de la nariz una sonda fina que contiene una diminuta luz y una cámara en el extremo, llamada endoscopio, hasta los senos paranasales. 

En determinados casos, una exploración por tomografía computarizada también puede servir. 

Tratamiento

Cuando alguien padece sinusitis crónica, por lo general primero se intenta reducir la inflamación con tratamiento médico. El médico puede recomendar medicamentos, tales como los antibióticos, los esteroides nasales u orales, o un enjuague con solución salina. 

Si los medicamentos no bastan para aliviar los síntomas o controlar la inflamación, entonces se podría requerir una cirugía endoscópica de los senos paranasales, que implica expandir la abertura de estos para permitir mejor drenaje y respiración. 

"Esta suele realizarse con un endoscopio, completamente a través de la nariz, y no deriva en ningún tipo de hinchazón ni moretones. El procedimiento normalmente no es muy doloroso, aunque la persona puede sentir cansancio y congestión después", dice Lal. 

La profesional aclara que en la actualidad, muchos cirujanos ya no colocan tapones de gasa después de la operación, lo que hace que la recuperación sea mucho más cómoda que antes. Por lo general, se realiza un procedimiento llamado desbridamiento pocos días después de la cirugía para limpiar las vías nasales y los senos paranasales. 

"Las personas suelen notar gran mejoría en los síntomas después de eso y la mayoría es capaz de reanudar sus actividades normales en ese momento", agrega.

En la mayoría de casos, la cirugía mejora significativamente los síntomas. No obstante, incluso después de esta, muchas personas con sinusitis crónica todavía requieren tratamiento continuo, tal como usar de forma ocasional esteroides y enjuagues nasales para mantener la buena salud de los senos paranasales. 

Para terminar, la doctora Lal recomienda que si una persona tiene pólipos nasales o si su sinusitis crónica está complicada por otros problemas respiratorios, como asma o bronquitis, lo mejor es que la evalúe un rinólogo, es decir, un otorrinolaringólogo especializado en trastornos nasales y de los senos paranasales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación