Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuando no bombea el corazón

La insuficiencia cardíaca es un problema de salud pública que afecta aproximadamente 22 millones de personas en los países desarrollados

Es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

Es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

Es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

El corazón que no funciona bien establece mecanismos de compensación aumentando la fuerza con la que trabaja y la presión con la que envía la sangre al torrente sanguíneo hasta que llega un momento en que eso no basta para todo el trabajo que tiene que realizar, eso hace que falle como bomba sanguínea, aumenten las presiones por detrás del corazón y no se envíe todo el flujo que debe y eso hará la insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia cardíaca (IC) es una condición en la cual el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo, ya sea porque un lado se ha vuelto demasiado débil o el corazón se ha vuelto demasiado rígido.

El impacto de este padecimiento es tan importante que casi 22 millones de personas en el mundo son diagnosticados con insuficiencia cardiaca.

Afecta al menos al 60 % de personas mayores de 70 años y supone la causa por la que con mayor frecuencia es necesario la hospitalización.

Principales factores de riesgo

La doctora Viviana Navas, cardióloga, de Cleveland Clinic Florida, sostiene que la IC puede tener muchas causas, incluyendo la enfermedad de las arterias coronarias, latidos irregulares del corazón, presión arterial alta, ciertos virus, uso excesivo de alcohol o drogas, y tratamientos anteriores de quimioterapia. En algunos pacientes, se desconoce las causas del deterioro de las funciones del corazón.

Las manifestaciones del padecimiento también dependen del grado de afección del corazón.

Navas destaca que puede producir disnea de esfuerzo (dificultad para respirar), cansancio al hacer ejercicio y en etapas más avanzadas se presenta con disnea en reposo y ortopnea (dificultad para respirar cuando el paciente está acostado).

También pueden presentarse crisis de ahogamiento durante la noche (disnea paroxística nocturna) y edema o aumento de volumen en miembros inferiores como las piernas.

Otros síntomas son tos, aumento de micción en la noche, fatiga, palpitaciones, aumento de peso y problemas gastrointestinales, resalta la especialista.

"Si su médico sospecha que usted padece de insuficiencia cardíaca, ellos llevarán a cabo un examen físico completo y revisará su historial médico para ver si alguna enfermedad anterior podría haber dañado el músculo del corazón", menciona la doctora.

La principal prueba usada para diagnosticar la insuficiencia cardíaca es un ecocardiograma. Esto le dará al médico una idea clara de la salud de su corazón.

Otras pruebas que pueden ser útiles incluyen análisis de sangre, radiografía de tórax, electrocardiograma, fracción de eyección, prueba de esfuerzo y angiograma.

Tratamiento y prevención

La manera de prevenir la patología comienza con acciones que eviten las enfermedades que la causan.

La doctora enfatiza que la persona debe tomar consciencia de que la insuficiencia cardíaca es el estado final de enfermedades que afectan al corazón, muchas de las cuales se pueden prevenir, como por ejemplo la hipertensión arterial y la cardiopatía isquémica.

"Estar consciente de que una dieta sana, dejar de fumar, hacer ejercicio, controlarse el colesterol, evitar el sedentarismo y la obesidad, entre otras acciones, alejan la posibilidad de contraer estas enfermedades", señala Navas.

Asimismo, enfatiza que muchos tipos de insuficiencia cardíaca se pueden corregir con procedimientos bastante rutinarios, como corregir ritmos irregulares o colocar un baipás en una arteria bloqueada.

Si ninguno de estos son apropiados, los medicamentos como los betabloqueantes, inhibidores de la ECA y antagonistas de la aldosterona pueden ayudar a mejorar la capacidad del corazón para bombear la sangre, disminuir la frecuencia cardíaca, reducir la presión arterial, mejorar el flujo de sangre y prevenir la retención de líquidos.

Para los pacientes cuya insuficiencia cardíaca es más severa y no puede ser controlada con medicamentos u otros enfoques, Cleveland Clinic Florida ofrece un programa para trasplantar corazones de donantes y dispositivos mecánicos, cuando la insuficiencia cardiaca empeora.

Con la ayuda de un equipo de especialistas que incluye cardiólogos, cirujanos, farmacéuticos, nutricionistas y trabajadores sociales, se trabaja para mejorar las opciones de tratamiento.

Si se indica un trasplante de corazón, el paciente se coloca en la lista de trasplantes para encontrar un donante compatible. Si se decide que un dispositivo mecánico para ayudar al corazón es el mejor curso de acción, la cirugía para implantarlo normalmente se realiza en un par de días.

Aunque los pacientes que se someten a una cirugía de implantación de un dispositivo son hospitalizados durante una a dos semanas, tienen que volver frecuentemente para consultas de seguimiento.

La mayoría puede reanudar una vida bastante normal dentro de aproximadamente un mes. Ellos tienden a reportar que se sienten mucho más fuertes y más saludables, y con frecuencia tienen pocas limitaciones a largo plazo en su vida diaria.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación