Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tendencias

¿Cuál es la postura sana y cómo se le mantiene?

Una mala postura ocasiona un alineamiento corporal desbalanceado y otros problemas de la salud, según Alynn Kakuk, fisioterapeuta de Mayo Clinic. 

ctv-bbh-postura1

Factores del estilo de vida moderno, como enviar mensajes de texto, estirarse para alcanzar al teclado o usar tacones, pueden ejercer tensiones sobre la postura que generalmente provocan desequilibrios musculares y lesiones. Mantener una buena postura es fundamental para gozar de salud, pero es difícil entender cuál es la buena postura y mantenerla.

“Algunas personas suelen excederse al intentar mejorar la postura”, detalla Alynn Kakuk, fisioterapeuta del Programa para Vida Sana de Mayo Clinic. “Las personas suelen adoptar una posición excesivamente extendida, con los hombros tan hacia atrás que hasta forman un arco muy pronunciado en la espalda, y por ello empiezan a traspasar el peso corporal demasiado hacia atrás”.

El hábito de adoptar mala postura puede ocasionar un alineamiento corporal desbalanceado, tensión sobre los ligamentos y músculos, dolor crónico, lesiones, pinzamientos, dolor lumbar, dolor del cuello, dolor de la cadera, rigidez en las articulaciones y tensión muscular, explica Kakuk. 

Sin embargo, hacer ejercicios y estiramientos simples, además de tomar consciencia de la postura puede eliminar estas ramificaciones.


Practique una postura sana

Póngase de pie contra una pared y verifique que la espalda dorsal, los hombros y los glúteos toquen la pared. Los pies no tienen que tocar la pared, sino estar apenas a unos centímetros de distancia. 

Debe también quedar un pequeño espacio entre la espalda lumbar y la pared que permita meter las manos dentro de él, pero no puede ser demasiado grande. Luego, aléjese de la pared e intente mantener la misma postura. 

Recuerde que si refuerza los músculos podrá mantener esa postura más fácilmente con el tiempo, pero tenga cuidado de no excederse ni de extender excesivamente la espalda.

La tecnología 
En un mundo lleno de tecnología moderna, es común el movimiento de estirarse para alcanzar el celular o el teclado. Esos movimientos pueden tensionar la espalda dorsal y el cuello, conduciendo a que los hombros se redondeen y la cabeza quede hacia delante, lo que puede provocar dolor crónico de la espalda dorsal, de los hombros, del cuello y de la cabeza. 

Por otro lado, las personas envían tantos mensajes de texto que pueden desarrollar dolor y lesiones en los pulgares debido al uso excesivo. A continuación se ofrecen algunas sugerencias respecto a cómo mantener una postura correcta mientras se usa la tecnología:

Intente mantener el teléfono celular al nivel de los ojos para no tener que inclinarse hacia delante.

Haga ejercicios para fortalecer la espalda dorsal y los hombros, tales como ejercicios de pecho para fortalecer los músculos pectorales, y practique técnicas de respiración diafragmática para liberar tensiones. Esté consciente de la postura durante todo el día.

En la oficina
Quienes pasan sentados frente a un escritorio todo el día deben estar conscientes de su postura y de la importancia de levantarse por lo menos una vez por hora para moverse. 

“Ponerse de pie y enfocarse en la buena postura durante unos minutos puede aliviar la tensión muscular y mejorar la respiración y la circulación, lo que a su vez sirve para mejorar la atención y la participación”, anota la doctora Deborah Rhodes, médico e investigadora sobre cáncer de Mayo Clinic. 

Aplicar buenos hábitos ergonómicos en la oficina también pueden ayudarle a mantener sanos a los músculos y los ligamentos. A continuación se ofrecen algunas sugerencias sobre la ergonómica en la oficina:

Verifique que el teclado esté a la altura del codo para que las manos descansen sobre el escritorio.

Coloque el computador al nivel de los ojos y poner las computadoras portátiles sobre las plataformas correspondientes para que también estén a la altura del ojo.

Acomode la silla a una altura que permita tocar el piso con los pies.Dé paseos o tome un descanso para estirarse cada hora. 
Camine con tacones manteniendo una postura correcta. 

Caminar con tacones es básicamente andar sobre las puntas de los pies, lo que conduce a una reacción en cadena sobre el resto del cuerpo porque hace que las rodillas se extiendan demasiado, que la pelvis rote hacia delante, que la espalda lumbar se tensione y que los abdominales se debiliten. 

A continuación se ofrecen sugerencias respecto a cómo mantener una postura correcta con tacones: 

Al usar tacones, hay que asegurarse de que los músculos abdominales trabajen para evitar esa curvatura adicional en la espalda lumbar. 
Intente limitar el uso de los tacones. 

Encuentre un tacón más bajo y con una superficie más amplia que permita distribuir mejor el pie y el peso corporal. 

Mantener la buena postura puede ayudarle a caminar, sentarse y ponerse de pie en posiciones que ejercen menos presión sobre los músculos y ligamentos durante el movimiento y al cargar peso. 

Además, la buena postura brinda confianza. “Las personas que tienen mejor postura tienden a lucir más seguras y sapientes que otras, aparte de sentir más confianza interna”, concluye Kakuk.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación