Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

8 cosas que nunca debes decirle a tu nuera

¿Eres una suegra que desea tener una mejor relación con su nuera? Evita decir estas 8 cosas.

8 cosas que nunca debes decirle a tu nuera

8 cosas que nunca debes decirle a tu nuera

8 cosas que nunca debes decirle a tu nuera

Este artículo tiene una perspectiva diferente de lo que cabría esperar en este tema.

Yo todavía no soy una suegra, pero soy una nuera y casi todas mis amigas tienen edad de nueras. Entre nosotras, hicimos esta lista de cosas que nos dicen nuestras suegras y que nos molestan bastante. Sí, es una lista contra las suegras. Es cierto: algunas nueras tienen excelentes relaciones con sus suegras. No les importa si sus suegras les dan consejos que ellas no hayan pedido sobre cómo administrar sus hogares.

Por desgracia, este no es el caso para todas. Estas sugerencias son para aquellas madres con buenas intenciones que quieren saber lo que pueden hacer para mejorar sus relaciones con las esposas de sus hijos (porque al parecer nada de lo que han intentado les ha funcionado hasta ahora).

Evita decir lo siguiente, y te aseguro que vas a notar resultados positivos.

1. ¿Por qué lo haces así? Además del problema obvio de que es una pregunta un tanto grosera: a las nueras les gusta sentirse en control de sus propios hogares.

Ser interrogada por algo que han hecho toda su vida de casadas puede ser ofensivo. Si tu nuera no usa su lavavajillas y prefiere lavar todos sus platos a mano, sonríe cortésmente y guárdate tu curiosidad.

2. Te voy a mostrar cómo lo hago yo

A menos que ella te haya pedido su consejo, tu nuera no quiere saber tu opinión. Ella tiene sus propias fuentes de conocimiento para cuando tiene preguntas y si tú no eres una de ellas, no te entrometas. Espera pacientemente a que se te pregunte, antes de ofrecer consejos.

3. Lo que más le gusta a mi hijo es...

Aunque nunca dejes de amar a tu hijo, ni te olvides del nombre de su mejor amigo de la primaria, a tu nuera no le gusta que tomes cada oportunidad para demostrar que conoces a tu hijo mejor que ella. El hecho es que ella podría conocerlo mejor que tú ahora, y solo vas a hacerle pasar un mal rato a él, contando las preferencias de su niñez.

4. ¿Sabías que a tu hijo le gusta esa pelota?

Cuando llegan los nietos, tendrás que andar aún con más cuidado que antes. Nunca insinúes que no te gusta la forma en que tu nuera cría a sus hijos (a menos que en realidad los esté maltratando).

A mí me ofende que mi suegra me diga que ella sabe algo sobre mi hijo que yo no sé; me es ofensivo. Mi suegra debería suponer que yo sé la mayoría de las cosas sobre mis hijos.

5. Cuando yo era joven, las cosas eran mucho más difíciles

Sí, las cosas eran diferentes cuando te casaste pero, ¿necesariamente era una vida más difícil? No, solo era diferente. Incluso si viviste en circunstancias apretadas, no le digas a tu nuera estas cosas como si debería estar más agradecida por su vida, a ella no le va a gustar. Cuéntale sobre tus primeros años de matrimonio como una experiencia para compartir, en lugar de como una lección.

6. No dejes que tus hijos vean tanta televisión

Una vez más, esta y otras decisiones similares de crianza son personales y corresponden a los padres. Cómo se crían tus nietos depende de tu hijo y tu nuera. Los consejos ofensivos no solicitados no serán bien recibidos y cada vez tendrás menos influencia.

7. Él nunca fue bueno en esas cosas

Criticar a tu hijo, incluso en broma, puede ser muy ofensivo para tu nuera. Después de todo, ella lo eligió como su compañero y ella estará comprensiblemente a la defensiva, por su compañero de toda la vida. Cualquier crítica constructiva que tengas, se la debes decir a él directamente, si es imprescindible que lo hagas.

Meterse en ese terreno prohibido es muy peligroso y probablemente es la forma más rápida para que termines en la lista negra de tu nuera.

8. ¿Por qué no se mudan más cerca?

Después de todo lo que he dicho arriba, es claro que, de todas las preguntas que podrías hacer, tienes que evitar ésta a toda costa. Es una decisión muy personal donde una familia elige vivir y trabajar.

La mayoría de las veces, ni siquiera es una posibilidad el mudarse de todos modos. La triste realidad es que en el siglo XXI, uno tiene que ir a donde están los trabajos. Y si eso no es en tu ciudad, tendrás que superarlo.

Por fortuna para esas madres llenas de amor por sus hijos, en estos días hay muchas formas de comunicación a larga distancia, por lo cual no se trata de que nunca más podrás hablar con él. Las relaciones entre suegra y casi siempre son complicadas, pero a veces incluso mejoran con el tiempo. Antes de que ella se casara con tu hijo, hubo un período de noviazgo cuando tu nuera e hijo tuvieron que salir y conocerse. Aplica este mismo principio y técnica en el trato con tu nuera, verás que con el tiempo las dos también se conocerán y apreciarán más.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación