Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

5 cosas que debes hacer para que tu hijo no sea tímido y miedoso

Los miedos que puede tener tu hijo pueden ser controlados y eliminados. Sin saberlo, ellos también pueden ser fomentados por ti misma.

5 cosas que debes hacer para que tu hijo no sea tímido y miedoso

El que tu hijo sea miedoso muchas veces es fomentado por ti misma desde sus primeros años cuando le dices: “Si no te duermes, se te va a aparecer un monstruo y te va a comer”, “a los niños chillones se los lleva el ropavejero”, “deja que llegue tu padre”, “si no te callas, te va a ir peor”, “te vas a caer” “Eres tan… miedoso/cobarde/insoportable/tonto”.

Estas frases pueden afectar a tu hijo de manera irreversible, por lo que no es recomendable utilizarlas. Si piensas que éstas pueden motivarlo, te equivocas; pasa todo lo contrario, porque puede hacer de él un ser temeroso.

Si bien el niño al nacer no conoce este sentimiento, a partir de los seis meses aproximadamente ya empieza a sentir temor por no ver “caras” conocidas, según afirman algunos psicólogos. Conforme va creciendo empieza a cambiar este sentimiento por ruidos extraños, seres imaginarios, fantasmas y monstruos.

Al paso del tiempo estos temores van cambiando por cosas más reales. Lo anterior es normal hasta la adolescencia. Pero si tú, como mamá, no le ayudas a combatir estos temores, a la larga tu niño se puede volver una persona demasiado tímida, por lo que es necesaria tu ayuda. 

1. No lo ridiculices 
No permitas que tú ni nadie se burle de los temores normales que pueda tener, y mucho menos hagas burla de sus miedos o fracasos. Aparte que no sirve de nada, sólo vas a provocar que no quiera participar en ninguna actividad y que su autoestima disminuya. 

2. No le infundas miedo 
De preferencia, no permitas que tu hijo escuche temas que a ti misma te provocan temor, aunque esté jugando o haciendo otra actividad te puede escuchar y darse cuenta de que algo te está preocupando. No olvides que es perceptible, y más cuando se trata de su propia mamá. 

3. Ayúdale a enfrentar sus miedos 
De acuerdo con su edad, puedes cuestionar cuáles son sus temores, por qué siente eso y con ello convencerlo de que no debe temer. Por ejemplo, si ya es un adolescente y no soporta una película de terror, busca documentales o reportajes en los que se explique y se demuestren los trucos con los que se hace este tipo de filmes; es más, de ser posible, crea una casa de terror en un cuarto en el que él participe en la organización. 

4. Películas según su edad 
Como leíste antes, el niño pasa por etapas de miedo, por lo que no es conveniente que vea películas o programas que no vayan de acuerdo con su edad. Deja que elija qué tipo de género desea ver en su momento justo. 

5. Llévalo a un especialista 
Si el problema es muy complicado y observas que tu hijo empeora al grado de que se altera mucho, te recomiendo que acudas con un especialista para que lo ayude de manera directa y se enfoque en sus problemas de manera más específica.

Por último, cuida mucho lo que dices y haces, tu hijo puede ser él afectado o beneficiado. No dejes que se convierta en una persona insegura o tímida, mejor apóyalo para que sea seguro y triunfador, sólo así será exitoso.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación