Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

3 cosas que debes hacer para protegerte de una crisis financiera

El divorcio, la muerte, los fraudes financieros y los malos negocios pueden acabar con tu patrimonio y tu vida; aprende cómo evitar y librarte de la mejor manera de estas situaciones.

3 cosas que debes hacer para protegerte de una crisis financiera

A lo largo de la vida, cada uno de nosotros debemos ir sorteando las dificultades propias y naturales que nuestro paso por esta tierra conlleva; de igual forma, debemos lidiar con los problemas que nosotros mismos generamos y provocamos.

Los desastres económicos son los que con frecuencia creamos y que pueden llegar a destruir todo nuestro entorno. Existen tres claves en el mundo de los números, que si las comienzas a aplicar al terminar de leer este artículo, harán la diferencia en tu vida y evitarán las dificultades económicas o malas rachas; o tal vez las reducirán a que solo sean eso, dificultades y malas rachas pero nunca problemas de tal magnitud que termines en la cárcel, el hospital o un panteón.

Las claves son: 
1. La cautela y la frugalidad conforman la prudencia 
Cultiva la prudenciaen tus gustos, aficiones, relaciones personales, forma de vida y hábitos. Busca que sean parte integral de tu vida la cautela y la moderación; la sensatez y el buen juicio al momento de distinguir lo bueno de lo malo o los caprichos de las necesidades. Esto es fundamental cuando se trata de dinero.

Por ejemplo, una de las grandes crisis que puede vivir una persona, una mujer en particular, es el divorcio. Haciendo a un lado la parte emocional y humana, sabemos que esto afecta las finanzas considerablemente y para muchos puede ser la quiebra en sus negocios; de ahí la necesidad de aplicar prudencia y buen juicio al saber con quién te vas a casar. 
La sensatez para elegir bajo qué régimen económico, y aún la cautela para llegar a un buen acuerdo monetario y de manutención que no genere más gastos y pérdidas de los que ya de por sí trae el divorcio. 

2. Administración 
No hay de otra, debemos aprender a administrar correcta y eficientemente nuestro dinero. Mi papá solía decir: “Cuida los centavos y entonces los pesos se cuidarán solos”, cuando él hacía alusión a cuidar y tener cuenta y razón de cada peso de tus ingresos para que de esa manera tus finanzas se vuelvan sanas.

El exceso de deudas es otra gran catástrofe económica. Las deudas interminables, la mala costumbre de terminar de pagar algo e inmediatamente comprar a crédito otro artículo, compras precipitadas o fraudulentas pueden llegar a destruir literalmente negocios, personas y familias. Fácil ganar dinero, difícil administrarlo. 

3. Protégete con un seguro 
Hace algunos años, una empresa dedicada a los seguros promocionaba sus servicios con un eslogan que decía: “Porque no todos somos Superman”, y es cierto. Andamos por la vida sin considerar los riesgos que nuestras posesiones, inversiones y vida pueden correr.

Considerar la compra de seguros con coberturas específicas puede hacer la diferencia total en las finanzas familiares. ¿Cómo evitar los desastres financieros? Identifica los desafíos que pueden aparecer en tu vida: defunciones, emergencias, divorcios, fraudes, robo de identidad, accidentes automovilísticos, pérdida prolongada del empleo, enfermedades largas o cuyas secuelas generen discapacidad o invalidez y, definitivamente mala administración económica.

Una vez identificados puedes ver que las consecuencias de muchos de ellos se pueden atenuar si hoy te sientas a revisar tus ingresos, planificar presupuestos, cuidar tu salud, bajar de peso, hacer ejercicio, elegir con sabiduría a tu pareja, trabajar en metas matrimoniales en lugar de optar por el divorcio, educar a tus hijos, ayudarles a buscar un empleo, almacenar alimentos, aprender y a enseñar a tu familia a vivir de manera frugal, ordenada, modesta, y al considerar la compra de por lo menos tu seguro de vida.


 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación