Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

7 consejos prácticos para decir adiós al estrés

Ingresar en una temporada muy activa de la vida es como ingresar en un cuadrilátero de boxeo. Somos nosotros contra el tiempo, nosotros contra la lista de tareas por hacer.

7 consejos prácticos para decir adiós al estrés

Ingresar en una temporada muy activa de la vida es como ingresar en un cuadrilátero de boxeo. Somos nosotros contra el tiempo, nosotros contra la lista de tareas por hacer. Cuando nos sentimos abrumados, tratar de poner un punto final es una verdadera lucha.

A continuación, siete consejos para poder dominar el estrés y ganarle. El mes de agosto y yo tuvimos una seria pelea. Agosto ganó varios asaltos, pero en vista de que estoy aquí, en septiembre, es evidente que la campeona soy yo –por un pelo.

Sabía, cuando se aproximaba el fin del verano, que agosto sería el mes más enloquecedor y activo del año. En parte sólo por casualidad –tres de nuestros cuatro hijos cumplen años en agosto- pero mayormente mi agobio de agosto se debía a que había asumido una cantidad excesiva de compromisos. Yo les enseño a mis clientes cómo anticipar y recuperarse de un exceso de actividad.

Cada tanto, surge un período de actividad excesiva, y si tenemos las herramientas adecuadas, podemos estar preparados para manejar el estrés. Primero, debemos definir nuestras funciones o las responsabilidades que tenemos como cónyuge, madre o padre, líder de la comunidad o empleados.

Demasiadas funciones son como una pista de carrera directa hacia el agobio. En mi situación, no había sumado nuevos roles, sumé mayores responsabilidades en mis roles más destacados. Tripliqué mis compromisos de negocios en un mes en que sabía que mis funciones de madre y hermana me exigirían más planificación de lo habitual.

ngresar en una temporada muy activa de la vida es como entrar en un cuadrilátero de boxeo. Afortunadamente, cuento con buenas estrategias de gestión del tiempo, de modo que en mi lucha por sobrevivir el mes pasado, supe lanzar algunos puñetazos efectivos. A continuación, algunos consejos para poder sobrevivir a la pelea del “tiempo contra la lista de actividades”.

1. Conectarse regularmente. Fue importante para mí conectarme cada día espiritualmente –conectarme con la realidad- para poder concentrarme en lo que era más importante para mí. También descubrí, al trabajar con un límite temporal, que el tiempo para conectarme con mis hijos y mi marido, aunque fuera sólo una hora, me resultaba realmente muy útil.

 2. Hacer ejercicio regularmente. Tendría que haber sido mejor en esto. Dejé de hacer ejercicio regularmente unas semanas y no lo recomendaría. Cuando pude mechar una buena sesión de ejercicio físico, me sentí mucho mejor. Según la Clínica Mayo, “prácticamente cualquier forma de ejercicio, desde el aeróbico hasta el yoga, puede actuar como alivio del estrés. Si usted no es atleta y aun sin tener un excelente estado físico, de todos modos puede lograr que un poco de ejercicio le resulte de gran ayuda para manejar el estrés”.

3. Comer bien. Me aseguré de hacer todas mis comidas. ¿Quién se saltea comidas? Ya sé, es una idea alocada. Sin embargo, cuando estoy ocupada muchas veces paso directamente el almuerzo y entonces mis emociones estallan antes de la cena porque estoy muy “hambrienta”. Nuestros organismos necesitan energía para controlar nuestro temperamento y manejar el estrés. Esa energía proviene de los alimentos.

 4. No consumir comida chatarra. Mucha gente quiere aliviar el estrés con comida chatarra. Yo también. La goma de mascar me resultó muy útil. Tenía la boca ocupada y a decir verdad, me concentraba mejor.

5. Recortar. Recorte todas las responsabilidades y actividades innecesarias. El mes pasado, en casa se amontonaron los canastos de ropa limpia, los baños quedaron sin limpiar y crecieron malezas. Contrate a alguien o delegue las tareas que en realidad no necesita hacer. O tome conciencia de que tiene que dejar algunas cosas. No puede hacer todo. Esto se extiende al club de lectura, a las reuniones y a las citas. Posponga o vuelva a programar todo lo que pueda para concentrarse en la tarea que tiene en sus manos.

6. Organizar. Una palabra, salvavidas. Si no hubiera organizado cada proyecto en un mapa mental, me habría derrumbado. Habría quedado fuera de combate. El mapa mental es una manera gráfica de representar ideas y conceptos. En mi caso, es una visión de los proyectos o trabajos para poder visualizar las tareas más urgentes y cumplir un plazo o una meta.

7. Arme un equipo. Reúna a las personas más cercanas, como sus hijos o su cónyuge, y hágalos partícipes de sus dificultades. Hágales saber cuáles son sus plazos y ofrézcales, incluso, una recompensa por ayudarla a completar el asalto.

Puede ser tan simple como una actividad familiar a la noche o unas cremas heladas el domingo. ¿Quiénes está en su rincón? ¿Y saben por qué está usted luchando? La próxima vez que sienta que el mundo o la agenda están en su contra, pruebe algunos de estos consejos para poder salir adelante con garbo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación